Oda al anónimo

El mundo se ha movido históricamente por anónimos

Sin ti el mundo no se movería

Acostumbrado a ver galas y escuchar grandes discursos de famosos y personajes de renombre, he querido hoy escribir mi particular oda al anónimo. No es cuestión de quitar méritos a actores, cantantes, ni mucho menos a científicos, médicos e investigadores que tanto han hecho por la humanidad. Se trata más bien de justicia, porque echo de menos estatuas y homenajes a las personas de a pie, sin las que seguro el mundo nunca se hubiera movido.

Somos la verdadera piedra angular

La verdad que nunca he sido de idolatrar, sí de admirar por supuesto y de valorar el trabajo y el esfuerzo que realizamos. Me emociona escuchar una ópera de Puccini, la novena sinfonía de Beethoven y puedo vibrar con muchos grupos de Rock de los sesenta o actuales.

La cuestión es que me sale cierta rebeldía cuando entramos en comparaciones personales y profesionales. Admiro igualmente a las personas que se levantan por la mañana a trabajar, soportan atascos, aglomeraciones en transporte público, cargan peso, realizan esfuerzos físicos, mentales, de todo tipo.

A veces creo que hay tantos problemas de autoestima por el grado de valor que se da a las profesiones y por la falta de respeto hacia las personas que las ejercen. Siento tanto agradecimiento hacia la persona que me pone el café por la mañana, siento tanto respeto por las personas que han puesto ladrillo a ladrillo de mi casa y edificio donde trabajo. Valoro tanto el médico que me ha sacado las castañas del fuego cuando he caído.

Confieso cierto hartazgo hacia las idolatrías y casi sometimiento hacia determinados personajes públicos. Valoro como decían que sepan dar raquetazos, patadas a un balón, tengan una voz capaz de erizar el vello. Todo esto es parte del espectáculo y es genial.

Como sea, la historia nos pertenece a todos por igual. Conocemos a los generales que han planificado y casi obligado a ir al frente con su culo bien pegadito al asiento, pero la lucha la han enfrentado los soldaditos de a pie, quizás incluso por una causa ajena a ellos; así es la vida.

Por eso esta oda al anónimo es para ti, para mi, para todos porque el mundo no hubiera respirado nunca si nosotros y los ídolos os necesitan más que vosotros a ellos, no me cabe duda.

Gracias por haber llegado hasta aquí y te invito si lo deseas a participar en nuestras Redes Sociales o a Suscribirte en el boletín informativo.

¿Son efectivos los libros de test psicológicos?

test de psicología

Muchas personas se plantean adquirir libros de test psicológicos para encontrar respuestas a lo que son, a cómo son o a sus metas y valores personales, pero, ¿hasta qué punto pueden ayudarnos estos test?

Los test psicológicos, el mapa de la personalidad

Nada es definitivo en los test, ni rigurosamente cierto. No obstante de forma general, pueden dar una visión de cómo es la persona respecto a su conducta, carácter, personalidad, inteligencia, habilidades, etc.

Para las consultas de coaching y psicología, suele ser un buen punto de partida sobre todo cuando la persona no conoce bien sus valores personales; es decir sus puntos fuertes y debilidades tan necesarios, para emprender acciones y tomar el rumbo correcto.

En la actualidad tenemos tanta información al alcance, que puede ser que nos planteemos adquirir libros de test como método de autoconocimiento. Si ese es tu caso, cerciórate de la fuente y de su método. La mayoría de libros están orientados a profesionales, pero existen en el mercado también algunos más llevaderos para el usuario de a pie que quiere encontrar respuestas inmeditas. En la red encontrarás también propuestas online de Test como 16personalities con disparidad de criterios pero populares. Un test más profundo que puedes hacer online es el de Varrett Values, que da una información bastante completa, de manera gratuita hasta la fecha.

Valores personales

Recuerdo que al principio esto de los valores me sonaba un poco a moral o a conceptos casi religiosos. Pero realmente fue un descubrimiento descubrir que nuestro sistema de valores es tan personal como nuestra imagen, es poner en palabras nuestra manera de vivir, nuestras necesidades, retos personales en los cuatro pilares de la vida: salud, dinero, amor / sexualidad, y espiritualidad.

Es muy común encontrar personas que no conocen bien sus sistema. Quizás también nos ha podido pasar a todos que en un momento de la vida, no sabemos qué queremos ni qué decisiones tomar.

El juego de los valores es uno de los “test psicológicos” que utilizo para ayudar a conocer y hacer emerger esos valores que son la piedra angular de nuestras decisiones y metas personales en lo que se refiere a esos cuatro pilares ya mencionados.

En resumen, si estás en una etapa de conocerte mejor estos test psicológicos pueden ayudarte o mejor dicho darte pistas de cómo eres. No lo tomes todo al pie de la letra, hay pocas cosas rigurosos, contrástalo si puedes con otra persona que te conozca mejor y por supuesto con un profesional si es el caso y te está tratando.

El juego de los valores

Un sistema ameno y efectivo para el autoconocimiento

El juego de los valores es una potente herramienta de autoconocimiento. Me gusta decir “conoce tus valores y sabrás quién eres y qué quieres”. Un sistema basado en el método de Simon Dolan que parte de un juego de cincuenta y una cartas, más tres comodines y la carta raiz (la confianza).

El valor de los valores, es la confianza, con ella como compañera de viaje, puedes llegar a cualquier lado. Es por eso que en la imagen la primera carta es precisamente para ella con una brújula como emblema.

Existen tres grupos de valores de diecisiete cartas cada uno:

  • Valores Ético-Sociales: los que tienen que ver con los demás.
  • Valores Emocionales: relacionados con nuestro interior y crecimiento personal.
  • Valores Económico-Pragmáticos: aquellos que nos conectan con lo práctico y material.

Pasos

  • Se reparten al azar 5 cartas de las 51 además además de la confianza y los tres comodines. Estas cartas quedan al descubierto.
  • El resto de la baraja se va a ir descubriendo una a una para comparar en importancia con las 5 cartas sacadas al azar.
  • Si hay valores que no están en el montón, la persona indica cuáles son y se le asignan al color del comodín correspondiente.

Este sencillo método es una de las herramientas que utilizo en mis consultas de coaching online y presencial, además de uno de los más eficaces. Casi sin darse ni cuenta la persona va a ir descubriendo cuáles son sus puntos fuertes y su sistema de valores para establecer un plan de vida y un objetivo claro. ¿Te animas a descubrirlo?