Consejos Cardiovasculares

¿Cómo controlar la hipertensión?

Muchas personas tienen la presión arterial alta,  vamos a ver algunos consejos cardiovasculares que pueden ayudar a que nuestra tensión disminuya.

¿Qué mide la tensión arterial?

Causas de hipertensión
Causas de hipertensión

Mide la presión que ejerce la sangre contra la pared de las arterias, gracias a la acción de bombeo que realiza el corazón para que la sangre llegue a los distintos órganos y tejidos.

¿Qué es la presión máxima y la mínima?

La presión arterial máxima (sistólica) se produce cuando el corazón se contrae para evitar la sangre al organismo, mientras que la mínima (diástólica) es la presión cuando el corazón se relaja.

Los máximos deseables para diabéticos y pacientes renales son 120/80 mmHg. T.A. ideal a cualquier edad: 110/70 mmHg

¿Qué es la hipertensión?

Se trata de una enfermedad que presenta elevación de los niveles de la presión arterial de forma continua o sostenida. La hipertensión supone una mayor resistencia para el corazón en su tarea de bombear la sangre, que responde aumentando su masa corporal para hacer frente a este exceso de trabajo.

Consejos para una vida cardiosaludable

  • No fumes.
  • Controla tu tensiòn arterial.
  • Evita el exceso de grasa y sal en tu dieta.
  • Controla tu peso corporal y tu perímetro de cintura.
  • Practica alguna actividad física adecuada a tu edad.
  • Controla el nivel de glucosa y colesterol en sangre.
  • Consulta a tu medico si tienes antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular.
  • Lleva una vida tranquila y ordenada.
  • Evita el exceso de alcohol.

Plantas que pueden reducir la  hipertensión

El olivo tiene grandes propiedades. El aceite de oliva se utiliza en uso externo e interno, es un laxante suave y estimulante de la vesícula biliar. Equilibra el nivel de colesterol, previene el infarto de miocardio. Respecto a la hipertensión, las ojas del olivo puden reducirla.

Ejemplo de Infusión

  • Hojas de Olivo: 2 partes
  • Espino Blanco: 1 parte

Del total de la mezcla, tomamos 1 cucharada, para cocer durante 2 minutos en una cantidad equivalente a un vaso de agua. Dejar reposar 5 minutos, filtrar y tomar 3 vasos diarios antes de las comidas.

En cualquier caso, de nada servirá si no tienes unos hábitos saludables, además recuerda consultar siempre antes  a tu médico o especialista.

Hipertensión Arterial

Cuando nuestro corazón late, bombea sangre hacia las arterias, creando una presión en ellas, esto es lo que denominamos presión sistólica, y cuando el corazón descansa entre latidos, lo definimos como presión diastólica.

Valores normales de Presión Sanguínea serían: 120/70 mmHg, mientras que valores iguales o superiores a 140/90 mmHg, nos hacen hablar ya de hipertensión arterial.

Para prevenir y corregir, la hipertensión arterial es fundamental, unos cuidados en nuestros hábitos de vida:

  • Controlar nuestro peso corporal, evitando la obesidad.
  • Dieta rica en verduras (contienen calcio, magnesio,….), frutas, fibra.
  • Evitar alimentos ricos en grasas, de azúcar, cereales, lácteos, café, el consumo de alcohol, tabaco,
  • Controlar la ingesta de sal (aquí es importante hacer un buen balance, ya que la cantidad de sodio, que nuestro organismo necesita es muy pequeña).
  • Evitar la deshidratación, mediante la ingesta de agua (ya que el organismo para intentar compensar esta situación retendrá sodio).
  • Realizar ejercicios físicos moderados.
  • Reducir el estrés.
  • Evitar la excesiva de fármacos como el ibuprofeno.

Nuestro organismo, dispone de diferentes medios naturales (hormonas, minerales catecolaminas,….), para mantener una correcta salud de nuestro sistema cardiovascular, y por tanto de nuestra presión arterial, y que la naturopatía para el tratamiento de la hipertensión arterial, también deberá de valorar. Vamos a ir analizando, esos diferentes puntos:

Nivel Hormonal
A nivel hormonal, nuestro organismo controla la presión sanguínea a nivel del sistema renina-angiotensina. La renina activa el angiotensinogeno presente en el hígado, generando angiotensina I, que en el pulmón se convierte en angiotensina II, siendo el vasoconstrictor más potente (activa el sistema simpático, mediante los neurotransmisores adrenalina, noradrenalina), estimula la secreción de ADH también llamada hormona antidiurética (vasopresina), de aldosterona que favorece la reabsorción de sodio.
Por eso, el estrés, ejercicio físico intenso, patologías renales, pueden desequilibrar este sistema renina-angiotensina, predisponiendo a la hipertensión arterial.

Nivel Mineral
Calcio: modificaciones en el metabolismo del calcio, contribuyen a disfunciones en el musculo liso vascular y en la resistencia vascular periférica, pudiendo aparecer síntomas de presión sanguínea elevada. Es más importante, conseguir para el control de la tensión arterial, una baja excreción de calcio, que un aumento del mismo a través de los alimentos.
Magnesio: deficiencias de magnesio, aumentan el riesgo de daño cardiovascular, incluyendo la hipertensión arterial. El magnesio, se encarga de mantener las concentraciones adecuadas de sodio (fuera de la célula) y de potasio (dentro de ella), ya que una inadecuada cantidad de sodio dentro de la célula contribuye a aumentar la presión sanguínea. Para una correcta absorción de magnesio, es aconsejable administrarlo junto con la vitamina B6.
Sodio/Potasio: Es importante, como ya se ha citado mantener un correcto equilibrio entre los niveles de sodio y potasio, fuera y dentro de la célula. Estos minerales, intervienen entre otras muchas funciones, en las contracciones musculares, en la presión osmótica, por tanto, en la presión sanguínea.

Aminoácidos
L-arginina: permite que el corazón reciba el oxigeno adecuado, y favorece que las arterias se relajen, disminuyendo la presión sanguínea.
Taurina: contribuye a la distribución de los minerales, citados en el apartado anterior, fuera y dentro de las células cardiovasculares, además también, inhibe la angiotensina.
L-fenilalanina: precursor importante, de catecolaminas, como adrenalina, noradrenalina, y de otros neuropeptidos como angiotensina, vasopresina.
L-lisina y L-prolina: el déficit de dichos nutrientes puede provocar lesiones cardiacas, se aconseja tomar acompañado de vitamina C.
GABA: Parece que también contribuye a mantener unos correctos niveles de tensión arterial.

Vitaminas
Estudios han comprobado que niveles óptimos de vitamina D, evita el riesgo de presión sanguínea elevada.
Vitamina C: produce apoyo y consistencia a los vasos sanguíneos.
Riboflavina (vitamina B2), vitamina B6, ácido fólico, vitamina B12: niveles adecuados de estas vitaminas, se asocia niveles disminuidos de Homocisteína, disminuyendo por tanto el riesgo de enfermedades coronarias, vascular cerebral y periférica.

Otros enzimas y ácidos grasos
Enzima Q-10: aumenta la energía de las células cardiacas, aumentando el funcionamiento del corazón, que afecta directamente sobre otros aspectos cardiovasculares como es una correcta circulación periférica.
Ácidos grasos Omega-3: contribuyen a una presión sanguínea adecuada.

Yolanda Montecino Del Saz.
Terapeuta en Naturopatía

¿Deseas información sobre consultas o cursos?
Solicítanos información a través de nuestros datos de contacto.

Quizás pueda interesarte también conocer como cuidar la piel