Oda al anónimo

El mundo se ha movido históricamente por anónimos

Sin ti el mundo no se movería

Acostumbrado a ver galas y escuchar grandes discursos de famosos y personajes de renombre, he querido hoy escribir mi particular oda al anónimo. No es cuestión de quitar méritos a actores, cantantes, ni mucho menos a científicos, médicos e investigadores que tanto han hecho por la humanidad. Se trata más bien de justicia, porque echo de menos estatuas y homenajes a las personas de a pie, sin las que seguro el mundo nunca se hubiera movido.

Somos la verdadera piedra angular

La verdad que nunca he sido de idolatrar, sí de admirar por supuesto y de valorar el trabajo y el esfuerzo que realizamos. Me emociona escuchar una ópera de Puccini, la novena sinfonía de Beethoven y puedo vibrar con muchos grupos de Rock de los sesenta o actuales.

La cuestión es que me sale cierta rebeldía cuando entramos en comparaciones personales y profesionales. Admiro igualmente a las personas que se levantan por la mañana a trabajar, soportan atascos, aglomeraciones en transporte público, cargan peso, realizan esfuerzos físicos, mentales, de todo tipo.

A veces creo que hay tantos problemas de autoestima por el grado de valor que se da a las profesiones y por la falta de respeto hacia las personas que las ejercen. Siento tanto agradecimiento hacia la persona que me pone el café por la mañana, siento tanto respeto por las personas que han puesto ladrillo a ladrillo de mi casa y edificio donde trabajo. Valoro tanto el médico que me ha sacado las castañas del fuego cuando he caído.

Confieso cierto hartazgo hacia las idolatrías y casi sometimiento hacia determinados personajes públicos. Valoro como decían que sepan dar raquetazos, patadas a un balón, tengan una voz capaz de erizar el vello. Todo esto es parte del espectáculo y es genial.

Como sea, la historia nos pertenece a todos por igual. Conocemos a los generales que han planificado y casi obligado a ir al frente con su culo bien pegadito al asiento, pero la lucha la han enfrentado los soldaditos de a pie, quizás incluso por una causa ajena a ellos; así es la vida.

Por eso esta oda al anónimo es para ti, para mi, para todos porque el mundo no hubiera respirado nunca si nosotros y los ídolos os necesitan más que vosotros a ellos, no me cabe duda.

Gracias por haber llegado hasta aquí y te invito si lo deseas a participar en nuestras Redes Sociales o a Suscribirte en el boletín informativo.

Enganches emocionales

dependencia emocionalCuando la obsesión por el otro nos lleva a humillarnos

Probablemente, a muchos de nosotros / as, nos han ocurrido enganches emocionales que no llevan a ninguna parte, pero que sin embargo, nos obcecamos en mantener situaciones que llegan a humillarnos, sacrificando tiempo y dando todo a cambio de nada.

No hablo desde el punto de vista de la psicología, pues no soy profesional de ello, hablo desde la opinión o la experiencia personal de algo que atañe especialmente a las mujeres, pero desde luego también a los hombres y se traduce siempre en una falta de autoestima.

Lo cierto, es que a veces mantenemos relaciones que sabemos perfectamente que no van a llevar a buen puerto, pero no sabemos cortarlo o sencillamente no queremos porque nos engañamos a nosotros mismos a cambio de una falsa ternura.

Quizás, si has llegado hasta aquí, es porque te estás cuestionando algo y eso es buena señal. Seguramente antes habrás creído tantas veces, que la otra persona cambiaría, pero lo cierto es que raramente lo hacen cuando se sienten con el control de la relación de amistad, de pareja o de lo que sea. ¿Crees que renunciarán fácilmente? Seguramente no. Si lo hacen sería porque han sido capaces de reflexionar, cosa poco probable y acudir a un profesional.

Alguien puede pensar que es problema del que no pone límites y en cierto modo es verdad. No obstante hay personas especialmente egoístas, narcisistas y dominadores. Esto es un gran probema de fondo que si no estás hábil, te afectar de lleno. Suelen ser personas que sólo hablan de sí mismas, te pedirán tu apoyo permanentemente, pero te darán poco a cambio. Cuando intentes hablarles de lo que te afecta, le quitarán importancia o incluso te harán sentir culpable, te escucharán poco. Para ellos o para ellas es secundario frente a lo que les atañe a ellos. No esperes un abrazo, ni comprensión alguna en la mayoría de los casos. Quítate culpas.

Suele confundir también los brotes de pequeños detalles que harán que te engañes y te digas a ti mismo /a que te quiere, pero no será así. El tiempo seguirá pasando, mientras pienses que no encontrarás nadie como ella o como él. Hazte un listado a diario de los detalles que te hacen sufrir y quizás puedas llegar a la conclusión de que lo mejor que te puede pasar es no dar con una persona similar.

El plan B puede ser aún mejor

Amóldate a la vida

Un plan B premeditado o improvisado en la vida puede ser todo un amanecer. Vuelvo en retrospectiva y mi película era otra ¡Dios esto no es lo que imaginaba de joven! Pudiera haber sido que me hubiera casado a estas alturas y haber tenido niños, llevarlos al colegio, al cine los fines de semana, y un menú especial en tal y cual hamburguesería. Pudiera haber sido astronauta, misionero, empresario, director de orquesta, Napoleón, qué se yo…

La vida es plástica, no tiene un patrón fijo, es moldeable. No descubro nada ¿Verdad? Por eso tienes la opción de adaptarte o permanecer con una postura forzada lamentando lo que no has conseguido a la fecha. No quiero decir con ésto que uno este a merced de lo que venga. Podemos luchar por lo que queremos, pero no siempre se dan los ingredientes y condicionantes necesarios para que ello. La vida tiene una parte de sorpresa que es innegable o ¿Sabes lo que va a ocurrir mañana al cien por cien? Podemos trazar un guión y ser bastante certeros, pero siempre hay un punto que no conoces y no controlas? Sin embargo , también tenemos una capacidad de adaptación que es maravillosa y lo sabes.

Súper Plan B al rescate

Fíjate por donde que si tus planes no han ido saliendo conforme a lo previsto, te puedes sorprender reinventándote y fíjate que hasta conseguirás gustarte tanto o más. Me encanta mi estilo, mi ropa informal, mis bromas, etc… Mis defectos no, por supuesto los tiraría por la borda, pero eso es otra cuestión, y hubieran estado en cualquier circunstancia. No avinagremos el carácter de forma permanente, a ratos está permitido, pero no más. Quizás no has llegado a ser el gigante de tus sueños, y ya has saboreado el sabor del fracaso. ¡Perfecto! Bienvenido a la madurez. ¿Quién quiere gigantes en un mundo de pequeños?. No renuncies a tus sueños, a veces son algo alocados, pero aparecen cada noche para darte una historia diferente y si te equivocas, mañana tendrás otros personajes.

¡Dajul!

Autoconcepto en coaching

Autoconcepto y autoestima en coaching.

La figura del Coache

Conocer el autoconcepto de la persona, su estado anímico, su autoestima y en definitiva la visión que tiene de sí sobre su imagen personal, es importante para el coach para saber de dónde se parte y que herramientas emplear o incluso si corresponde, derivar a un profesional de la psicología. Es necesario por tanto, que el profesional del coaching tenga también trabajada la empatía.

¿Qué es el Autoconcepto?

La palabra ya lo define. El autoconcepto es la imagen que tenemos de nosotros mismos en el plano físico, social y psicológico del individuo.

¿Cómo desarrollamos el autoconcepto?

Artículo 5 Desde el momento que nacemos y vamos creciendo, poco a poco vamos interactuando con nuestro entorno. De forma progresiva vamos aprendiendo a relacionarnos y a tener una visión de la realidad.

Sus fundamentos

  • Experiencias interpersonales y culturales. Van a generar sentimientos y a su vez la sensación de valía personal.
  • Competencias. La manera de percibir cómo somos de competentes en distintas facetas de la vida, especialmente las más valoradas por aquellas personas de nuestro entorno con más peso.
  • Autorealización. La facultad de desarrollar nuestros potenciales para la práctica.

Dimensión Física

Es un factor relevante para el concepto que tenemos de nosotros mismos; cómo vemos nuestro cuerpo, imagen, su manera de funcionar y las representaciones mentales que hagamos: a mayor aceptación, mejor autoestima.

Muchas veces los estereotipos y toda la industria de la imagen hacen que tengamos una pobre imagen de lo que somos, obviando cualidades internas y externas que están aunque la persona no sea consciente.

Dimensión Social

  • Imagen reflejada (los demás como espejo) La valoración y opinión que tengas las personas sobre nosotros puede ser también importante para nuestra autoestima. Como nos comportamos con ellos e interactuamos.
  •  
  • Competencias La manera en que percibimos éstas y muy reseñable también el concepto que tengan de nosotros y sobre dichas competencias las personas importantes de nuestra vida.
  • Modelos culturales Clase social, valores, modas influyen también a la hora de conformar nuestra propia imagen.

Autoconcepto en coaching

Dimensión Psicológica

El concepto del Yo está determinado como hemos visto por nuestro entorno social, cómo nos ven en la familia, círculo de amigos, compañeros de trabajo, vecinos, conocidos, etc. No obstante, no es el suceso el desencadenante de nuestro comportamiento, sino la valoración que hacemos de éste. Nuestra percepción es selectiva, ponemos nuestro foco de atención principalmente en todo lo que encaja con nuestra idea del Yo.

Diferencias de un Autoconcepto positivo y un Autoconcepto negativo

Personas con autoconcepto negativo

  • Son inseguras.
  • Pueden tener ansiedad.
  • La percepción está distorsionada.
  • Están a la defensiva y se sienten amenazadas confacilidad.

Personas con autoconcepto fuerte y positivo

  • Son seguras.
  • Se ven capacitadas.
  • Se ven eficaces.
  • Tienen una buena autoestima.

Nada más por hoy, como siempre te animamos a mantenerte al tanto de nuestras publicaciones.

Eres exitoso ¿Lo sabías?

Escalando el éxito
Hay muchos caminos para llegar a la cima del éxito.

Poniendo límites a los convencionalismos

Es posible que ya hayas reparado en ello, pero estoy seguro que eres exitoso; te contaré algo. Desde que comenzamos a tener uso de razón, comienzan a meternos con embudo el modelo de éxito establecido socialmente. Ya desde pequeños se masca en el ambiente ese aire de competitividad; se empieza a diferenciar y a valorar más algunas cualidades y aspectos que parecen primar más en ese momento, en función de como esté el modelo productivo.

Comienza ya desde temprana edad una comparativa permanente para ver quien destaca más en función de las calificaciones y notas escolares. Vas creciendo y el modelo continúa su desarrollo: “Tanto tienes, tanto vales” y no sólo esto, sino que además te venden las frases dogmáticas de los Steve Jobs, Bill Gates, etc. No es que yo quiera quitarles méritos a los muchachos, que lo tienen. Lo único que pretendo es dar un golpe en la mesa para decir basta. Particularmente me suelo fijar bastante en los modelos de persona anónima. Esas que aparentemente no han llegado a “la cima”, pero que se levantan cada mañana para ganarse las habichuelas, tampoco tiene desperdicio ¿No te parece? Quizás la clave está en trazar un hoja de ruta en tu vida.

¿Por qué eres exitoso?

Cada vez que se da una situación que permite profundizar en la vida de alguien, suele darte un motivo para dejarte totalmente anonadado y admirado que la historia que lleva consigo. Quizás es por ésto, que tanto en las sesiones de coaching como en esta web busco más los ejemplos que me he ido encontrando por el camino. Personas que luchan contra barreras arquitectónicas día a día, que han superado enfermedades graves o conviven con ellas, las que sacan a su familia adelante con un salario escaso, las que han dejado su país en busca de algo mejor, que han salido de la prostitución, etc, etc. ¿No es admirable? Todos y todas ellas tienen una fuerza especial, algo imparable, son auténticos maestros.

Estoy convencido que todos tenemos una naturaleza fuerte e igualmente seguro de que también poseemos un talento innato y aunque los modelos establecidos no los sepan reconocer ni valorar lo suficiente, tenemos mucho, pero que mucho que decir en esta sociedad. Querido lector /a no me cabe duda, de que tu eres un sabio.

Gracias por leernos, te recordamos que puedes seguirnos en RRSS y NewsLetter.