La llamada del amor

Un relato que nos envía una fiel lectora de la web sobre cómo ella entiende la llamada del amor, en su máxima expresión. Aquí os lo dejamos. Muchas gracias.

Cuando nace el amor

Baja a la tierra y nace de un vientre materno. Tras hacerlo realizarás muchas tareas; en algunas te entregarás, en otras no tanto. Pero de cualquier manera, mantén la calma suficiente para escuchar “la llamada del amor”.

Tal vez la persona que lo traiga no tenga el aspecto externo que pensabas, pero algo resonará en tu interior que te hará reconocerlo al punto. Ámalo, o mas bien, permite que el amor despierte o te guíe. Entrégate hasta el fin. Siente la conexión con el Universo a través de él. Ámale, y en ese Amor, ábrele tu puerta para que entre y salga cuando desee, para que pueda elegir volver ahí una y muchas veces más.

Se trata de una experiencia mística, del sentir mas profundo que un ser humano puede vivir en este lugar. Es un viaje hacia lo infinito que reside en uno mismo, un traslado hacia el otro, que habita en ti.

Un corazón extasiado que bombea sentimiento y plenitud, dolor por lo vivido, placer por el contraste y plenitud por ese segundo que pasa y te colma.

La tarea consiste en entregarse sin ahogar, en amarle y amarlo todo, incluida tú.

Susana Díaz Paniagua

Sólo el amor despierta el amor

Una poesía con mucho sentimiento que añora a la persona amada. Despierta el amor cuando alguien aparece y nos despedimos de aquella persona que quisimos.

El ciclo del amor

Un bosque dormido custodia mi corazón.
Y me veo allí, dormida, sobre mi lecho de sueños,
Esperando paciente a que de nuevo el Amor
Me despierte.

Una calma más allá de los límites de la propia calma
Me transmite que los que siguen a la Diosa siempre
Pueden hacer realidad sus sueños.

Las voces del bosque desean que despierte de mi sueño
Y me convierta en lo que he soñado.

Cuando un amor se acaba aparece otro.
Cuando nos caemos debemos levantarnos
para seguir bailando.

Un hombre sólo, una mujer
Tomados de uno en uno no son nada,
Y son todo.

Son como polvo de estrellas en el Universo
O un Rayo de Sol sobre mi cuerpo.

Pero a veces ocurre, que de ese mismo polvo de estrellas
dos mismos seres nacen, y caen volando desde el Cielo,
para caer en remotos lugares.

Y al caer del Cielo sus cuerpos de Luz se hacen carne,
E iluminan todo por los ojos, e incluso si te fijas puede verse, algún destello salir de sus poros…..
Y ¡ay! del sonido acuático de las aguas que arrastran mi Ser y me impulsan a liberar mi Alma para caminar entre los Mundos.
El Mundo entre los Mundos.
Escucho en mi interior en eco de una Voz que me habla de Los Mundos. La siniestra y maravillosa dimensión atravesada raras veces para contactar con el Mundo que mejor nos entiende.
El Mundo que mejor nos entiende del que nacen senderos que desembocan en nuestra propia Alma.
Nuestra Alma flotando debe encontrar el momento y la sabiduría de ser plena, individualmente plena.
Para llegada la hora, hacer más dichosos a los nos rodean y a uno mismo.
Mi Alma … sola … bañada en mí …
Cuando todo tiembla podría escuchar un tremendo grito procedente del plano astral, donde estrellas y lágrimas son una sola cosa.

Pero hasta que eso ocurre hay una continua lucha entre cuerpo y Alma, culminando en una fusión máxima con uno mismo.
Pero teniendo en cuenta que sólo el Amor despierta el Amor …
Me estremezco al pensar
Que este es el refugio de mi pequeña Alma,
Creciendo por dentro y sabiendo por fuera
Que sólo el Amor despierta el Amor.

Tamara

Gracias Tamara por compartir tus sentimientos con esta poesía que nos has enviado. ¡Suerte en todo!

Enviado por Amor

 Carta de buenos deseos

Te deseo primero que ames, y que amando, también seas amado. Y que, de no ser así, seas breve en olvidar y que después de olvidar, no guardes rencores.
Deseo, pues, que no sea así, pero que sí es, sepas ser sin desesperar.

Te deseo también que tengas amigos, y que, incluso malos e inconsecuentes sean valientes y fieles, y que por lo menos haya uno en quien confiar sin dudar. Y porque la vida es así, te deseo también que tengas enemigos. Ni muchos ni pocos, en la medida exacta, para que,
algunas veces, te cuestiones tus propias certezas. Y que entre ellos, haya por lo menos uno que sea justo, para que no te sientas demasiadoseguro.

Te deseo además que seas útil, más no insustituible. Y que en los momentos malos, cuando no quede más nada, esa utilidad sea suficiente para mantenerte en pie.

Igualmente, te deseo que seas tolerante, no con los que se equivocan poco, porque eso es fácil, sino con los que se equivocan mucho e irremediablemente, y que haciendo buen uso de esa tolerancia, sirvas de ejemplo a otros.

Te deseo que siendo joven no madures demasiado de prisa, y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer, y que siendo viejo no te dediques al desespero. Porque cada edad tiene su placer y su dolor y es necesario dejar que fluyan entre nosotros.

Te deseo de paso que seas triste. No todo el año, sino apenas un día. Pero que en ese día descubras que la risa diaria es buena, que la risa habitual es sosa y la risa constante es malsana.

Te deseo que descubras, con urgencia máxima, por encima y a pesar de todo, que existen, y que te rodean, seres oprimidos, tratados con injusticia y personas infelices.

Te deseo que acaricies un gato, alimentes a un pájaro y oigas a un jilguero erguir triunfante su canto matinal, porque de esta manera, sentirás bien por nada.

Deseo también que plantes una semilla, por más minúscula que sea, y la acompañes en su crecimiento, para que descubras de cuantas vidas está hecho un árbol.

Te deseo, además, que tengas dinero, porque es necesario
ser práctico, Y que por lo menos una vez por año pongas algo de ese dinero
frente a ti y digas: “Esto es mío”, sólo para que quede claro quién es el dueño de quién.

Te deseo también que ninguno de tus defectos muera, pero que si muere alguno, puedas llorar sin lamentarte y sufrir sin sentirte culpable.

Te deseo por fin que, siendo hombre, tengas una buena mujer,
y que siendo mujer, tengas un buen hombre, mañana y al día siguiente,
y que cuando estén exhaustos y sonrientes, hablen sobre amor para recomenzar.
Si todas estas cosas llegaran a pasar, no tengo más nada quedesearte.

Víctor Hugo

Enviado por Amor

Duele amar, pero merece la pena

Matilde una amiga lectora nos envía una poesía y una reflexión “Duele amar, pero merece la pena pese a todo” Amores y desamores, encuentros y despedidas. La vida misma. Gracias Matilde, aquí os dejamos su poema sobre amor y vida.

El amor y el desamor

Duele amar a alguien y no ser correspondidos, pero lo que es más doloroso es amar a alguien y nunca encontrar el valor para decirle a esa persona lo que sientes.

Tal vez Dios quiere que nosotros conozcamos a unas cuantas personas equivocadas
antes de conocer a la persona correcta, para que al fin cuando la conozcamos,
sepamos ser agradecidos por ese maravilloso regalo.

Una de las cosas más tristes de la vida es cuando conoces a alguien que significa todo
y solo para darte cuenta que al final, no era para ti y lo tienes que dejar ir.

Cuando la puerta de la felicidad se cierra, otra puerta se abre, pero algunas veces miramos tanto tiempo a aquella puerta que se cerró, que no vemos la que se ha abierto frente a nosotros.

Es cierto que no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos,
pero también es cierto que no sabemos lo que nos hemos estado perdiendo
hasta que lo encontramos.

Darle a alguien todo tu amor nunca es un seguro de que te corresponderán,
pero no esperes que te correspondan; solo espera que el amor crezca en el corazón de la otra persona, pero si no crece sé feliz porque creció en el tuyo.

Hay cosas que te encantaría oír que nunca escucharás de la persona que te gustaría que te las dijera, pero no seas tan sordo(a) para no oírlas de aquel que las dice desde su corazón.
Nunca digas adiós si todavía quieres tratar.

Nunca te des por vencido(a) si sientes que puedes seguir luchando.
Nunca le digas a una persona que ya no la amas si no puedes dejarla ir.
El amor llega a aquel que espera, aunque lo hallan decepcionado; a aquel que aun cree, aunque haya sido traicionado; a aquel que todavía necesite amar, aunque antes haya sido lastimado; y a aquel que tiene el coraje y la fe para construir la confianza de nuevo.

El principio del amor es dejar que aquellos que conocemos sean ellos mismos, y no tratarlos de voltear con nuestra propia imagen, porque entonces solo amaremos el reflejo de nosotros mismos en ellos.

No vayas por el exterior, este te puede engañar; no vayas por las riquezas porque aun eso se pierde; ve por alguien que te haga sonreír, porque toma tan solo una sonrisa para hacer que un día oscuro brille.

Espero que encuentres a aquella persona que te haga sonreír.
Hay momentos en los que extrañas a una persona tanto
que quieres sacarla de tus sueños y abrazarla con todas tus fuerzas.
Espero que sueñes con ese alguien especial.

Sueña lo que quieras soñar; ve adonde quieras ir; se lo que quieras ser;
porque tienes tan solo una vida y una oportunidad para hacer todo lo que quieras hacer. Espero que tengas; suficiente felicidad para hacerte dulce; suficientes pruebas para hacerte fuerte; suficiente dolor para mantenerte humano(a); suficiente esperanza para ser feliz y suficiente dinero para comprar regalos.

Las personas más felices no siempre tienen lo mejor de todo; solo sacan lo mejor de todo lo que encuentran en su camino.

La felicidad espera por aquellos que lloran, aquellos que han sido lastimados,
aquellos que buscan, aquellos que tratan.

Porque solo ellos pueden apreciar la importancia de las personas que han tocado sus vidas. El amor comienza con una sonrisa, crece con un beso y muere con una lágrima.
La brillantez del futuro será basada en un pasado olvidado.

No puedes ir feliz por la vida hasta que dejes ir tus fracasos pasados y los dolores de tu corazón.


***A la cuenta de tres pide un deseo con la persona,la cual crees es
el amor de tu
vida……………….unoo…………….dossss………………..t ress ss sss..***

El amor y la locura

Día de los enamoradosCuentan que una vez se reunieron en un lugar de la tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres.

Cuando El Aburrimiento había bostezado por tercera vez, La Locura como siempre tan loca, les propuso:
¿Vamos a jugar a las escondidas?

La Intriga levantó la ceja intrigada y La Curiosidad sin poder contenerse preguntó: ¿A las escondidas? ¿Y cómo es eso?

Es un juego, explicó La Locura, en el que yo me tapo la cara y comienzo a contar, desde uno a un millón mientras ustedes se esconden y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que encuentre ocupará mi lugar para continuar el juego.

El entusiasmo bailó secundado por La Euforia. La Alegría dio tantos saltos que terminó por convencer a La Duda, e incluso a La Apatía, a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar, La Verdad prefirió no esconderse. ¿Para qué? si al final siempre la hallan. La Soberbia opinó que era un juego muy tonto (En el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido de ella) y La Cobardía prefirió no arriesgarse…

Uno, Dos, Tres…; comenzó a contar La Locura. La primera en esconderse fue La Pereza, que como siempre se dejó caer tras la primera piedra del camino. La Fe subió al cielo y La Envidia se escondió tras la sombra del Triunfo que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto.

La Generosidad casi no alcanzaba a esconderse, cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para cada uno de sus amigos, que si ¿un lago cristalino?: Ideal para La Belleza. Que si ¿la hendija de un árbol?: Perfecto para La Timidez. Que si ¿el vuelo de una mariposa?: Lo mejor para La Voluptuosidad. Que si ¿una ráfaga de viento?: Magnífica para La Libertad. Así terminó por ocultarse en un rayito de sol.

El egoísmo, en cambio, encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo… pero sólo para él.

La Mentira se escondió en el fondo de los océanos (Mentira, en realidad se escondió detrás del arco iris) y La Pasión y El Deseo en el Centro de los Volcanes.

El Olvido… se me olvidó donde se escondió… pero eso no es importante.

Cuando La Locura contaba, El Amor aún no había encontrado sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado… hasta que divisó un rosal y enternecido decidió esconderse entre sus flores.

Un millón; contó La Locura y comenzó a buscar. La primera en salir fue La Pereza sólo a tres pasos de una piedra. Después se escuchó a La Fe discutiendo con Dios sobre Teología, y La Pasión y El Deseo los sintió en el vibrar de los volcanes. En un descuido encontró a La Envidia y claro, así pudo deducir dónde estaba El Triunfo. El Egoísmo no tuvo ni que buscarlo; Él solito salió disparado de su escondite que había resultado ser un nido de avispas. De tanto caminar sintió sed y al acercarse al lago descubrió a La Belleza y con La Duda resultó más fácil todavía, pues la encontró sentada sobre una cerca sin
decidir aún de qué lado esconderse.

Así fue encontrando a todos, El Talento entre la hierba fresca, a La Angustia en una oscura cueva, a La Mentira detrás del arco iris… (mentira, si ella estaba en el fondo del océano) y hasta El Olvido… que ya se le había olvidado que estaba jugando a las escondidas, pero sólo el amor no aparecía por ningún sitio.

La Locura buscó detrás de cada árbol, bajo cada arroyuelo del planeta, en la cima de las montañas y cuando estaba por darse por vencida divisó un rosal y las rosas… y tomó una horquilla y comenzó a mover las ramas, cuando de pronto un doloroso grito se escuchó: las espinas habían herido los ojos del Amor: La Locura no sabía qué hacer para disculparse, lloró, imploró, pidió perdón y hasta 25prometió ser su lazarillo.

Desde entonces, desde que por primera vez se jugó a las escondidas en la tierra…

El Amor es ciego y La Locura siempre lo acompaña.

Enviado por lector (Autor desconocido)