Test de Personalidad de Eysenck (EPI) (Extroversión / Introversión)

El test de Personalidad de Eysenck (EPI) mide dos dimensiones dominantes e independientes de la personalidad, la Extraversión-Introversión y el Neuroticismo-Estabilidad, que representan la mayor parte de la variación en el dominio de la personalidad. Cada formulario contiene 57 ítems “Sí-No” sin repetición de ítems. La inclusión de una escala de falsificación permite detectar la distorsión de la respuesta. Los rasgos medidos son Extraversión-Introversión y Neuroticismo. Continuar leyendo “Test de Personalidad de Eysenck (EPI) (Extroversión / Introversión)”

Cómo superar la culpa

Cómo superar la culpa
Cómo superar la culpa

Para conocer cómo superar la culpa, primero hay que reconocerla y saber que es uno de los sentimientos más limitantes y dañinos. Puede tener un origen interno o externo tal como describo a continuación:

  • Cuando este sentimiento de culpa surge desde tu interior es porque buscas permanentemente en tu mente un fallo o una decepción. Ves constantemente tus errores y limitaciones juzgándote tan duramente que llegas al desprecio hacia tu persona sin ser capaz a penas de ver lo positivo.
  • Otras veces es tu entorno o alguien en concreto que parece señalarte todo o hacer juicios de valor permanentes, acusaciones, chantaje emocional, etc. “no deberías haber hecho esto”, “Si no me haces casos me voy a poner triste”, etc.

¿Cómo combatir la culpa?

Como digo siempre, no sé si hay una receta única para ello, pero si hay unas pautas que nos pueden ayudar a superar la culpa y conseguir ser más felices:

  • Primero de todo anota las culpas recurrentes que te asaltan.
  • Anota también los principales fallos que te reprochas del pasado sin ser duro; ahora no es el momento. De esta manera seremos más conscientes de qué nos está pasando interiormente.
  • Observa ese acontecimiento que quizás te ha venido persiguiendo. Hazte consciente de que la culpa no te ayuda a crecer y es un sentimiento limitante. Da un paso al frente de una vez.
  • Hazte esta pregunta ¿qué me estoy perdiendo de mi presente viviendo en ese estado de culpa? Vas a hacerte consciente de la cantidad de buenas cosas que estás dejando pasar ahora.
  • De la culpa es fácil pasar al victimismo, que es igualmente tóxico que además es un círculo vicioso que puede llegar a desarrollar una conducta neurótica que obstaculiza y limita tu visión de la vida y tu relación con los demás.
  • Empieza a buscar todas las cosas buenas que tienes. Póntelo casi como ejercicio de disciplina diario, bucea dentro de ti, no importa lo que te cueste verlo, porque lo encontrarás. Las personas que no se aman tienen una visión distorsionada de la realidad. Mantente ajeno de la opinión de los demás, esa será tu principal misión si es el caso; rebélate un poquito que ya te toca.
  • Es momento también de definir tus valores personales y fortalecerlos ¿Quién eres? ¿Qué gobierna tu vida. Baja el listón de la autoexigencia o de las exigencias de los demás hacia ti.

En resumen para superar la culpa primero es ser consciente de que ese sentimiento está arraigado en lo más profundo de tu ser, que puede derivar en victimismo, depresión. etc. Da un golpe en la mesa de una vez por todas, porque en tu interior hay un tesoro que te está guardando. Recuerda que puedes suscribirte a nuestro boletín para tener acceso a toda la información.

Cortisol y estrés ¿Cómo nos influye esta hormona?

Cortisol y estrés una relación indivisible.
Cuando el cortiso se activa en situaciones innecesarias, aparece el estrés,

Que cortisol y estrés van de la mano es más que sabido, aunque el origen de esta hormona es bueno y necesario, pues nos pone en alerta en situaciones de alarma.

Funciones del Cortisol

  • Nos ayuda ante amenazas preparándonos para la huida.
  • Acelera la respiración llevando la sangre a los músculos.
  • Inhibe la secreción de insulina, liberando a la sangre glucosa (por ello se sabe que puede influir en la causa de la diabetes).
  • Regula el sistema osmótico, clave para huesos y músculos. Puede influir en enfermedades como la osteoporosis, también producir calambres, tirones y contracciones.
  • Afecta al sistema inmunológico, ya que ante el estrés nuestro organismo dosifica sus energías, como nuestras defensas precisan de mucha energía, vamos a sentirnos agotados ante esta cualquier situación de tensión.
  • Se ve alterado a nivel endocrino y en consecuencia en los siguientes sistemas del cuerpo:
  1. Sistema Reproductivo.
  2. Sistema de Generación Celular y Crecimiento.
  3. Sistema tiroideo (Hipertiroidismo e Hipotiroidismo)

¿Qué sucede si vivimos preocupados permanentemente?

El cortisol y estrés van de la mano y cuando mantenemos una preocupación constante, sus niveles aumentan un 50% por encima de lo recomendable. Cuando el cortisol se eleva de forma crónica pasa a comportarse como un agente tóxico.

Además, es una hormona cíclica, ya que por la noche su nivel baja y aumenta en el día. Habitualmente, sigue el ritmo de la luz.

Si queréis ampliar información, aquí os dejo el enlace a la wikipedia que ofrece una información variada y ampliada de lo que es, de cómo se genera e incluso qué alimentos y situaciones la favorecen o la contrarrestan.

Cómo nos afecta el estrés

Cómo afecta el estrés, soluciones
Debemos conocer el estrés para poner soluciones

Debemos reconocer cómo nos afecta el estrés en el medio actual y en la vida moderna, para poder enfocar una solución para que no nos afecte en nuestro camino hacia la felicidad, por eso hemos querido escribir en este artículo los desencadenantes que tienen en nuestra salud física y mental.

El efecto inflamatorio

El estrés es uno de los factores que genera una respuesta inflamatoria en el organismo principalmente a través de tres sistemas:

  1. Endocrino.
  2. Inmunológico
  3. Neuronal.

Se sabe que una persona bajo estrés continuo puede sufrir algunos problemas como el crecimiento y la regeneración celular; además el sistema inmunológico puede verse inhibido.

La vida actual es más inflamatoria que antes por nuestro modo de vida. Sometidos a la presión del modo de vida actual generamos cortisol que inundará la sangre en vez de hormonas positivas como la serotonina y la dopamina. Esto hace que nos influya a tres niveles:

  1. Físico: con síntomas como sudoración,alopecia, temblor de ojo, tics, sensación de ahogo, taquicardia, migrañas, dolores musculares, artritis, fibromialgia, alteración del ciclo menstrual, etc.
  2. Psicológico: dificultad para dormir (insomnio), tristeza, incapacidad para disfrutar, apatía, falta de concentración y de memoria. Tanto es así que en exámenes o presentaciones nos bloqueamos y olvidamos todo lo estudiado.
  3. Conducutal: Cuando hay altos niveles de cortisol, tendemos al aislamiento e inexpresividad, con pocas ganas de abrirnos a los demás.

Realmente, nadie mejor que uno mismo para saber cómo nos afecta el estrés. Revisa tus hábitos, tus miedos, qué conductas, personas, etc te están generando esta situación de tensión. Responde a las preguntas de si ¿es un miedo infundado o fundado? ¿Es una situación evitable o te toca enfrentarla? Si se mantiene en el tiempo, no descartes acudir a un profesional de la psicología, porque te puede ayudar a tomar decisiones o a conocer y profundizar mejor el la situación que te está limitando para encontrar una solución.

Tus recuerdos mejores, un valor para enfrentar batallas

tus recuerdos positivos

¿Te acuerdas de aquel maravilloso día?

Un activo importante que tienes en la vida son tus recuerdos más positivos de las historias vividas, pues estas, no se quedan en una acción puramente nostálgica, sino que pueden sernos de gran utilidad en los momentos más difíciles.

Voltaire en una de sus reflexiones afirmaba que “hay momentos en la vida cuyo recuerdo es suficiente para borrar años de sufrimiento. El amor a un recuerdo puede mitigar el dolor. Se sabe que en el campo de concentración de Auschwitz las personas que podían resistir más tiempo o sobrevivir, no eran necesariamente las más fuertes físicamente, sino las que tenían esta facilidad de recordar escenas y acontecimientos felices de su vida.

Por otro lado, las ilusiones además de los recuerdos, son otro motor en la vida de cualquier persona. Cuando alguien encuentra una finalidad, un objetivo y en definitiva un sentido a su vida, tiene más razones para ser felices.

Cada pensamiento, actúa en nuestro ánimo y cuerpo

Alguna vez, ya hemos mencionado, que nuestro cuerpo no distingue lo real de lo imaginario. Ante una señal de alarma real o imaginada, el organismo manda una señal al hipotálamo. Las glándulas suprarrenales tras recibir una señal de éste, liberan varias hormonas, entre ellas la adrenalina y el cortisol de las que hablaremos próximamente. El estrés es generado muchas veces por situaciones imaginarias, miedos e inseguridades.

Por tanto, lo deseable es que aprendamos a gestionar imaginación y recuerdos a nuestro favor, ya que el diálogo mental que establezcamos en nuestro interior es determinante para nuestra felicidad.