Conoce tus valores

A veces nos cuesta definir lo que somos, otras se nos desmorona todo ante una crisis, y es ahí cuando se nos plantean algunos interrogantes como ¿Conoces tus valores personales? ¿Sabes lo que quieres y a dónde quieres llegar?

Quiero proponerte el sencillo juego “conoce tus valores”. En esta página se muestra una versión adaptada a la que se ve habitualmente en consulta del juego de los valores, donde trabajamos con una dinámica algo distinta.

Primero de todo, cuando hablamos de valores personales, nos referimos a tus puntos fuertes traducido en adjetivos o en pocas palabras. Por ejemplo: seguro, perseverante, empático, humilde, etc.

Te propongo un par de ejercicios

Ejercicio 1 – Anota tus valores

Ahora para empezar con el ejercicio, cronometra un minuto y anota diferentes valores que crees que te identifican de cada uno de los siguientes grupos:

  • Valores Ético-Sociales: los que tienen que ver con los demás. como la amistad, lealtad, honestidad, etc.
  • Valores Emocionales: aquellos que tienen que ver con nuestro crecimiento personal como la autoestima, autocontrol, paciencia, etc.
  • Valores Económico-Pragmáticos: aquellos que conectan con la realidad, con la materia como la organización, pragmatismo, puntualidad, etc

Si te ha costado definirlos, es señal de que quizás no te conoces del todo. Deberíamos haber anotado al menos quince valores (cinco por cada uno de los tres grupos)

Ejercicio 2 – ¿Cómo te sientes con este valor?

El siguiente ejercicio es la carta aleatoria. En esta página, cada día te mostrará un valor diferente, pregúntate cómo te identificas con ese valor. Esto te ayudará a profundizar en tus puntos fuertes y débiles de cara a objetivos. Puedes sacar nuevos valores en el mismo día, actualizando a través del botón de abajo de la carta.

 

Si no consigues visualizar la carta, prueba pulsando en este enlace.

Suelo utilizar este juego de los valores en las consulta de coaching online, además de realizar un estudio de vocacional para conocer puntos fuertes de la persona y por supuesto, a concretar metas y realización personal.

Superar una esquizofrenia

Recientemente publicamos un caso de superación admirable que nos envió una amiga lectora sobre la superación de abusos en la infancia. El caso de hoy también es sorprendente, ya que consiguió superar una esquizofrenia transformando sus pensamientos dando lo mejor de sí misma.

superar una esquizofrenia

Fue todo un acto de amor aprender a superar una esquizofrenia. Cómo me gustaría en poco espacio deciros muchas cosas de lo que he vivido y me sienta bien. Desde pequeña me interesaba para que los demás vivieran bien y tantas veces estuve sin poder hacer nada, sólo tenía lágrimas y lloraba desde aquella oscuridad, porque se me olvidó vivir, y pensaba: “la vida tiene que ser algo más”

No sabía dar un paso cuando salí del sanatorio. Un día sentada en una piedra, mi hijo me dijo: “pareces un mendigo” estaba apesadumbrada y ya no sabía ni caminar, pero me hizo reaccionar. Ese mismo día me recordé aquello de “No hay camino, se hace camino al andar” Empecé a crear un camino precioso, todo lleno de amor y rosas con buen aroma. Es cierto que las rosas tienen espinas y dan algún pinchazo, pero el perfume y su color son tan lindos que fue siempre más grande el Amor que el dolor.

El conocimiento de uno mismo, cuando lo explico es como una casa que hay que ordenar. Primero el desorden, todo patas para arriba, pero no os asustéis, la casa queda muy linda como pasa con nuestro interior. Pronto se ordena y va saliendo el amor. Cuando os conozcáis bien, qué importa el tiempo que ha costado, cualquier situación de vida es buena, cualquier estado. Si te conoces es un sueño solo recibes regalos. Cada día es un lujo, me levanto y digo a la pequeña Lumi: “qué bien, vamos a jugar hoy”.

En el mundo que vivo, no hay malos ni buenos, sólo circunstancias. Tengo la suerte de saber que las personas son mejores de lo que parece, solo que a veces hay que esperar. Después de que a esa persona le has dado esa oportunidad, es estupenda.

A mi edad tengo la soltura de elegir y también facilidad para poder gestionar, porque vivir el presente es lo mejor que tenemos.

Hay personas que me pregunta cómo puedo escuchar cosas de tanto dolor y no afectarme. En el pasado si me tocaban, pero ahora presto toda la atención y suelo tener una palabra que les llega, porque lo hago con mucho cariño y delicadeza. Todos somos seres de luz.

Cuando era más joven, visitaba enfermos y les contaba este cuento:
Había una vez un borriquillo que solía cargar agua por una ruta. Casi siempre transportaba dos cántaros de agua, pero uno de ellos estaba roto y derramaba agua por el camino, lo que causaba tristeza en el burrito y le hacía sentir mal. El hombre que le acompañaba en cada trayecto se dio cuenta y le dijo: “lo tuyo es de gran valor, mi querido burro. Con el agua que se ha derramado por el camino han brotado un sinfín de flores”

Otro cuento que solía contar:
Erase una vez que se era, dos ratitas que iban caminando por una senda, sin percatarse que unos metros más allá había una zanja, por lo que cayeron en ella sin darse cuenta. La zanja era profunda y la gente del pueblo rumoreaba entre sí “no podrán salir por sí mismas, esa zanja es muy grande para ellas”. Pero resulta que una de ellas salió, dejando boquiabiertos a los lugareños. Esa rata era sorda, y no le afectaban los comentarios de los demás. ¿Qué importan las palabras?

Os diría tantas cosas que escribiría un libro. A mis setenta y cinco años, estar con vosotros ha sido un regalazo, tenéis un gran conocimiento y cualidades.

Un abrazo,

Iluminada

Si lo deseas puedes suscribirte para estar al tanto de toda la información.

Superar abusos en la infancia

Una historia real de superación

superar abusos en la infancia

Hola , os escribo para contaros mi caso, no he pasado por enfermedades, pero conseguí superar abusos en la infancia que es una situación verdaderamente dura y difícil de entender. Sentía la necesidad de expresarlo, he visto testimonios vuestros de superación diferentes pero que narran también situaciones difíciles de mujeres que han podido dejar la prostitución. Esto me anima a contar mi historia, por si ayuda.

Los abusos en la infancia te hacen sentir lo que no eres

Me sentía sola desde los cuatro años. Vivía en un patriarcado, donde era todo dictadura, donde tuve abusos de todo tipo, por lo que me odiaba y aborrecía. Llegué a decirme que era la puta de mi padre, me destruí y humillé por los abusos de mi padre a los doce años; con trece primaveras intenté suicidarme.

Todo esto, me marcaría para los años siguientes, pues aunque encontré al amor de mi vida a los quince años, seguí castigándome y trabajando duramente sin respeto ni amor hacia mi persona. Tenía una vida dura, hasta el punto de perder varios hijos, uno de ellos tenía siete meses de gestación, pero decidió irse y mi depresión parecía ser una compañera inseparable.

Conseguimos finalmente tener un niño que compartió durante un tiempo mi tristeza. Sin embargo, por alguna razón, algo cambió a partir de mis treinta y tres años, porque empecé a trabajarme, a sentirme viva, a adorar mi ser y con ello llegué a todos vosotros casi con todo el trabajo hecho.

Gracias a mis desdichas soy la persona que soy, más fuerte y más sabia. Respeto quien soy y también mi trabajo, porque durante muchos años me sentí como un cero a la izquierda por limpiar casas, limpiar culos (cuidar personas), pero realmente mi trabajo es de los más necesarios, todos necesitamos a alguien alguna vez. Mi trabajo es digno e imprescindible. Respecto a mi infancia, logré pasar hoja, cada uno es dueño de sus actos y yo he aprendido a mirar adelante. Todo mi apoyo a aquellas mujeres y también hombres que han sufrido abusos.

Haber pasado por abusos en la infancia es duro, pero yo, ya he conseguido la paz esperada. Que nada ni nadie dañe vuestra vida, que es el bien más preciado que nos ha dado Dios. Os quiero.

En webpositiva, nos gusta contar estas historias de manera anónima, porque quien las ha vivido puede ayudar indirectamente a otras personas en situaciones similares. Puedes compartirlas si lo deseas en este espacio o a través del videoblog. Gracias por estar ahí.

Coaching Dinámica

Coaching Madrid
Coaching Madrid

Las comunicaciones actuales nos acercan a muchos niveles y por eso he querido apostar también por el coaching online, para poder ofrecerte la herramientas que me han ayudado, a través de este medio.

¿Qué es el Coaching?

  • El Coaching es una metodología dirigida especialmente a la consecución de metas y en consecuencia a descubrir y alcanzar aquello que deseamos ser.
  • Siguiendo el hilo del punto anterior, el coaching nos ayuda a ser más felices. La felicidad no es algo que se posea, sino que se siente.
  • El coaching abarca distintos aspectos: personal, laboral, interpersonal. Siempre partiendo desde el respeto a las personas.
  • A través de la atención, indagación, reflexión, afirmación y de la disciplina adecuada en el proceso, la persona es capaz de encontrar la solución a su problema con sus propios recursos, ya que dicha solución está dentro de sí y muchas veces pasa por cambiar patrones mentales.

¿Cómo puede ayudarte?

El objetivo principal es reforzar tus virtudes y poner cuando se precisa cierto orden en tu entorno. Hay momentos en la vida que nos cuesta tomar decisiones, no sabemos cómo tomar iniciativas o simplemente no tenemos claro hacia donde dirigir nuestros pasos.

El coaching ontológico o si prefieres coaching holístico, contempla a la persona en su conjunto. Teniendo en cuenta la experiencia pasada, pero sobre todo su momento presente para conseguir dar forma a su proyecto de vida a través de sus valores personales.

Dinámica de trabajo

En coaching trabajamos sobre una regla fundamental que se llama SMART por sus siglas en inglés. Es decir, los objetivos que se tracen deben ser específicos y concretos, medibles (para conocer si hay o no progreso), alcanzables y por tanto realista. Finalmente, debe definirse un tiempo, de otra forma puede ser demasiado abierto y no llegar a realizarse.

  • Entrevista Inicial: Durante la primera sesión concretamos el objetivo de la persona.
  • Trabajo con el Sistema de Valores: cuando hablamos de valores, nos referimos fundamentalmente al sistema de creencias que motiva y mueve a la persona. Es muy común que no se tengan claros los puntos fuertes y por ello es la raíz del trabajo.
  • Test Vocacional / Personalidad: Suelen dar pistas del momento de la persona y su temperamento (racional, emocional, pragmático, etc).
  • Trazar Hoja de Ruta: si bien los resultados de los test no suelo darlos hasta el final, la hoja de ruta es todo el trabajo que la persona va sacando de dentro para la consecución de ese objetivo mediante los tiempos que se hayan marcado.
  • Segumiento: establecemos un contacto periódico para ver si estamos cumpliendo con la hoja de ruta.

El método de trabajo suele centrarse en sesiones individuales, aunque puede trabajarse también sobre parejas o grupos en función de los objetivos y de las necesidades. Son seis sesiones que incluyen un estudio de valores y vocacional sobre el que se traza la ruta para el objetivo, además de un seguimiento para verificar los plazos de cara al objetivo.

Casos de Superhéroes y la banalización del dolor

Hace años que inicié algunos artículos que recogían casos de superhéroes y heroínas que se superaron. Recientemente después de una importante cirugía y muchas horas dedicadas a la rehabilitación y al mismo tiempo a pensar y reflexionar, he retomado con fuerza estas publicaciones fundamentalmente de anónimos y que pretendo recoger en webpositiva para compartirlas por si pueden ser de ayuda.

Algo que me impulsó a dar fuerza a este proyecto, es que durante todo este tiempo de convalecencia, tuve la impresión de que se está imponiendo una felicidad plástica y a su vez me preguntaba si se está banalizando la vida, obligándonos a mantener una pose eternamente feliz, como si por nuestros días no pasaran dificultades o como si de haberlas, tuviéramos que enfrentarlas con una sonrisa y buen talante para no ser sospechosos de debilidad.

Después de mi segunda cirugía, en un momento de mi vida más maduro y también menos arropado, el tiempo se detuvo y toda mi actividad se paró. Enfrentar las consecuencias y toda la rehabilitación en solitario (un año aproximadamente) se hizo especialmente duro. Era frecuente que desde fuera compararan todo con mi primera intervención cuando tenía diecinueve años y además acompañado con tratamientos de quimioterapia.

Ahora con cuarenta y cuatro años, aparentemente tenía todo mejor solución que en aquellos tiempos de juventud. La diferencia es que cuando salí de aquel proceso tienes todo por delante, estás más arropado, y además piensas que todo es más sencillo, que puedes alcanzar todo.

He sentido frustración en estos últimos años, cuando intentas compartir y hablar de tu proceso de dolor. Muchas veces la respuesta era acompañada de algún vídeo motivacional que nada tenía que ver, me hablaban de deportistas de élite, de superación, etc. Lo curioso es que de aquellos vídeos se tiende a omitir también o a profundizar en que para superar algo, también se sufre y se dedica tan poco tiempo a esto, que cuando ocurre lo omitimos para no parecer imperfectos y para ajustarnos al modelo de éxito, fortaleza y felicidad que se nos impone.

Finalmente, aunque por dentro estaba jodido, automaticé la respuesta cuando alguien me preguntaba ¿Qué tal estás? Mi contestación era siempre “Bien, bien, todo bien” Por tanto quiero subrayar que no eres un bicho raro si te has sentido por los suelos, que no pasa nada porque la vida son momentos y seguro que lo superarás, pero todo tiene su tiempo.

Webpositiva quiere recoger esos testimonios que nos hacen humanos, que nos hacen únicos porque nos dan una experiencia características y que paradójicamente dentro de nuestra mortal y limitada existencia, nos hacen héroes y heroínas. Si querido lector, tu historia me interesa y lo que eres como persona. Llora, ríe, ama cuando sea necesario, o simplemente cuando se pueda.

Un abrazo.