Cómo nos afecta el estrés

Cómo afecta el estrés, soluciones
Debemos conocer el estrés para poner soluciones

Debemos reconocer cómo nos afecta el estrés en el medio actual y en la vida moderna, para poder enfocar una solución para que no nos afecte en nuestro camino hacia la felicidad, por eso hemos querido escribir en este artículo los desencadenantes que tienen en nuestra salud física y mental.

El efecto inflamatorio

El estrés es uno de los factores que genera una respuesta inflamatoria en el organismo principalmente a través de tres sistemas:

  1. Endocrino.
  2. Inmunológico
  3. Neuronal.

Se sabe que una persona bajo estrés continuo puede sufrir algunos problemas como el crecimiento y la regeneración celular; además el sistema inmunológico puede verse inhibido.

La vida actual es más inflamatoria que antes por nuestro modo de vida. Sometidos a la presión del modo de vida actual generamos cortisol que inundará la sangre en vez de hormonas positivas como la serotonina y la dopamina. Esto hace que nos influya a tres niveles:

  1. Físico: con síntomas como sudoración,alopecia, temblor de ojo, tics, sensación de ahogo, taquicardia, migrañas, dolores musculares, artritis, fibromialgia, alteración del ciclo menstrual, etc.
  2. Psicológico: dificultad para dormir (insomnio), tristeza, incapacidad para disfrutar, apatía, falta de concentración y de memoria. Tanto es así que en exámenes o presentaciones nos bloqueamos y olvidamos todo lo estudiado.
  3. Conducutal: Cuando hay altos niveles de cortisol, tendemos al aislamiento e inexpresividad, con pocas ganas de abrirnos a los demás.

Realmente, nadie mejor que uno mismo para saber cómo nos afecta el estrés. Revisa tus hábitos, tus miedos, qué conductas, personas, etc te están generando esta situación de tensión. Responde a las preguntas de si ¿es un miedo infundado o fundado? ¿Es una situación evitable o te toca enfrentarla? Si se mantiene en el tiempo, no descartes acudir a un profesional de la psicología, porque te puede ayudar a tomar decisiones o a conocer y profundizar mejor el la situación que te está limitando para encontrar una solución.

Tus recuerdos mejores, un valor para enfrentar batallas

tus recuerdos positivos

¿Te acuerdas de aquel maravilloso día?

Un activo importante que tienes en la vida son tus recuerdos más positivos de las historias vividas, pues estas, no se quedan en una acción puramente nostálgica, sino que pueden sernos de gran utilidad en los momentos más difíciles.

Voltaire en una de sus reflexiones afirmaba que “hay momentos en la vida cuyo recuerdo es suficiente para borrar años de sufrimiento. El amor a un recuerdo puede mitigar el dolor. Se sabe que en el campo de concentración de Auschwitz las personas que podían resistir más tiempo o sobrevivir, no eran necesariamente las más fuertes físicamente, sino las que tenían esta facilidad de recordar escenas y acontecimientos felices de su vida.

Por otro lado, las ilusiones además de los recuerdos, son otro motor en la vida de cualquier persona. Cuando alguien encuentra una finalidad, un objetivo y en definitiva un sentido a su vida, tiene más razones para ser felices.

Cada pensamiento, actúa en nuestro ánimo y cuerpo

Alguna vez, ya hemos mencionado, que nuestro cuerpo no distingue lo real de lo imaginario. Ante una señal de alarma real o imaginada, el organismo manda una señal al hipotálamo. Las glándulas suprarrenales tras recibir una señal de éste, liberan varias hormonas, entre ellas la adrenalina y el cortisol de las que hablaremos próximamente. El estrés es generado muchas veces por situaciones imaginarias, miedos e inseguridades.

Por tanto, lo deseable es que aprendamos a gestionar imaginación y recuerdos a nuestro favor, ya que el diálogo mental que establezcamos en nuestro interior es determinante para nuestra felicidad.

Cómo generar las hormonas de la felicidad naturalmente

Cómo generar hormonas de la felicidad naturalmente
Generar hormonas de la felicidad ¿Cuál es el secreto?

Cuida tu interior y tendrás resultados

El verdadero secreto para generar las hormonas de la felicidad, como la oxitocina y dopamina pasa principalmente por tu conducta y por tu interior. Una de las frases más conocidas de Albert Einstein es “Preocúpate de tu conciencia más que de tu reputación”y creo que van por aquí los tiros, cuanto mejor estés contigo mismo y con los demás, tendrás más armonía y afrontarás mejor las situaciones.

Las cuatro hormonas de la felicidad

La felicidad es nuestro gran reto y el deseo principal que todos ansiamos. Químicamente hablando, hay cuatro hormonas fundamentales, cada una de ellas con unas características que pasamos a ver a continuación:

  • Las Endorminas son nuestro “analgésico natural” influyen en el dolor general y ¡sin ser un opiáceo! Se generan por ejemplo cuando colaboramos o hacemos actividades grupales enriquecedoras: cantar, bailar, trabajar en equipo, etc. Si te gusta el picante también estás de enhorabuena porque libera endorfinas, sin pasarse ¿eh? Que no sea excusa para comerte un plato de pimientos de padrón o de jalapeños.
  • La Serotonina podríamos calificarlas como el “antidepresivo natural”. Podemos generarlas cuando hacemos deporte (ejercicio aeróbico), cuando estamos al sol o cuando recordamos buenos acontecimientos que hayamos vivido. Tanto es así que en los estados depresivos cuesta más recordarlos, aún y cuando se han dado en la vida de la persona.
  • La Dopamina es la hormona del placer por antonomasia. Cuando tienes ilusiones por algo, metas personales las estarás generando naturalmente. Puedes ponerte objetivos a corto plazo si hay camino largo que recorres. La vida se disfruta a cada paso.
  • La Oxitocina se activa cuando socializamos y establecemos vínculos emocionales. Se han realizado estudios con sprays difusores de esta hormona en grupos de personas con autismo y también en otros colectivos en los que se sabe que favorece la confianza.

Nuestro mejor mapa es nuestro sistema de valores y el mayor enemigo los extremismos, que son muy limitantes. Como hemos hablando otras veces, cuídate y demuestra preocupación por los demás, esto pondrá en activo tu sistema hormonal hacia la felicidad.

Cómo hacer amigos y relaciones saludables

cómo hacer amigos

Claves para generar unas relaciones felices

Probablemente no hay una única respuesta a cómo hacer amigos, pero lo que si está demostrado es que la manera como nos relacionamos, influye directamente en nuestra felicidad, tal como adelantamos en nuestro anterior post, y tal como prometimos aquí os dejamos algunas claves determinantes para la psicología moderna.

  • Mostrar interés sincero hacia la otra persona. Es decir no suele ser práctico preguntar a modo de cuestionario. Si esa persona te importa, acércate de manera honesta.
  • Haz un esfuerzo por recordar datos importantes: cumpleaños, aficiones, trabajo, etc.
  • Evita juzgar. habrá cosas que nos gusten más que otras de la persona, pero los juicios negativos y continuados suelen ser negativos para mantener esa amistad. Si de verdad te interesa, habrá en la balanza más puntos positivos.
  • No impongas tus criterios, creencias o valores personales. Cada cual ve la vida de una manera.
  • Asómbrate y aprovecha los puntos comunes.
  • Sonríe, ríe con ellos. La risa es sanadora, hay quien habla de los beneficios de la risoterapia y lo cierto es que la risa mejora las habilidades cognitivas y las conductas sociales, protege contra las enfermedades y favorece la resolución de problemas.
  • Actividades en grupo y cantar con más personas es especialmente integrador.
  • Ayudar te hace sentir útil si tus fuerzas te lo permiten y sin entrar en el “buenismo”. Hazlo porque te sale, no como una obligación que vas tachando en una lista.
  • Pide ayuda si lo necesitas. No tengas miedo de sentirte vulnerable. A veces el simple hecho de contar algo que nos preocupa, es liberador y los demás se sienten útiles.
  • Habla bien de los demás, no critiques, ya que cuando lo hacemos generamos conrtisol y entramos en un estado negativo para nuestro organismo. Además cuando somos muy críticos generamos desconfianza. Si nada nos gusta de esa persona toca replantear esa amistad. Lo cierto es que si quieres que te valoren como una persona íntegra y de confianza, no critiques.
  • Cuenta historias. Históriamente y socialmente, siempre nos han encantado porque crean un buen ambiente. Generan oxitocina (sustancia asociada a la empatía y sociabilidad) además de ilusión, imaginación, etc.
  • Una buena estrategia. Si estás en fase de hacer nuevas amistades o de mejorar tus relaciones ponte manos a la obra con un buen plan para conseguirlo: revisa tus aficiones, propón actividades, llama de vez en cuando, etc.
  • Sé educado, a cualquier persona nos gusta que nos traten con respeto y educación.
  • Si quieres recibir tienes que saber dar y también darte a ti mismo. Si tus objetivos son positivos, atraerás cosas de la misma naturaleza.
  • Cultiva la amabilidad. Según la RAE amable es “aquel digno de ser amado”. La amabilidad no solo facilita la convivencia, también genera endorfinas, reduce el cortisol y con ello es capaz de reducir los dolores y mejorar nuestra salud. La amabilidad también activa la oxitocinia, hormona que además de al parto y a la lactancia, se asocia a la confianza, disminuye la ansiedad e incluso protege al corazón. ¿Quién da más?

Estas son unas cuantas propuestas que se sabe funcionan, porque las cumplen las personas más sociables. ¡A por ello!

¿Qué es la felicidad?

qué es la felicidad
Cuál es el secreto de las personas más felices

Responder a la pregunta qué es la felicidad es probablemente algo subjetivo, pues depende del concepto de cada uno y por ello encontraríamos tantas respuestas como personas. Sin embargo, vamos a ceñirnos a los estudios e investigaciones de la psicología moderna desglosado en unos cuantos puntos clave.

¿En qué consiste la felicidad?

  • La felicidad consiste en nuestra realización personal, esto ocurre cuando somos capaces de de conocer nuestros valores personales y aptitudes esforzándonos en sacar nuestra mejor versión.
  • La felicidad no está en tener sino en ser. Nuestra sociedad actual sufre un vacío espiritual. Buscamos permanentemente sensaciones nuevas e intensas (Comida, sexo, viajes, etc) y el abanico de posibilidades nos lo pone fácil. Esto no es malo como tal, pero parece que estamos más centrados es tener que en ser, dejando de lado nuestra propia esencia.
  • Nuestra higiene mental es determinante, cómo veo la vida y cómo pienso. Cómo analizo, cómo juzgo y mis expectativas ante la vida repercuten de lleno en nuestra autoestima.
  • Las buenas relaciones nos hacen más felices y saludables. Realmente el amor es un gran antídoto contra el sufrimiento.
  • La conexiones sociales nos benefician y la soledad es demoledora. Hay personas que necesitan sus momentos de soledad, pero esto es otra cosa. Actualmente se sabe que las personas con más vínculos son más felices y viven más tiempo (calidad mejor que cantidad). En 2017 se realizaron estudios que vinculan la soledad con el Alzheimer y otras demencias.

Como hemos comentado otras veces, la vida tiene una cara amarga y también hay una parte que es determinada por el azar, creo que esto es innegable, no todos nacemos con las mismas condiciones, ni situaciones. Con todo y con ello, nuestra actitud y lo que pongamos de nuestra parte puede ser lo que determine el peso de la balanza en favor de una vida más feliz.

En el próximo artículo plantearemos cómo conseguir generar relaciones correctas con los demás. ¡Hasta pronto!