Cortisol y estrés ¿Cómo nos influye esta hormona?

Cortisol y estrés una relación indivisible.
Cuando el cortiso se activa en situaciones innecesarias, aparece el estrés,

Que cortisol y estrés van de la mano es más que sabido, aunque el origen de esta hormona es bueno y necesario, pues nos pone en alerta en situaciones de alarma.

Funciones del Cortisol

  • Nos ayuda ante amenazas preparándonos para la huida.
  • Acelera la respiración llevando la sangre a los músculos.
  • Inhibe la secreción de insulina, liberando a la sangre glucosa (por ello se sabe que puede influir en la causa de la diabetes).
  • Regula el sistema osmótico, clave para huesos y músculos. Puede influir en enfermedades como la osteoporosis, también producir calambres, tirones y contracciones.
  • Afecta al sistema inmunológico, ya que ante el estrés nuestro organismo dosifica sus energías, como nuestras defensas precisan de mucha energía, vamos a sentirnos agotados ante esta cualquier situación de tensión.
  • Se ve alterado a nivel endocrino y en consecuencia en los siguientes sistemas del cuerpo:
  1. Sistema Reproductivo.
  2. Sistema de Generación Celular y Crecimiento.
  3. Sistema tiroideo (Hipertiroidismo e Hipotiroidismo)

¿Qué sucede si vivimos preocupados permanentemente?

El cortisol y estrés van de la mano y cuando mantenemos una preocupación constante, sus niveles aumentan un 50% por encima de lo recomendable. Cuando el cortisol se eleva de forma crónica pasa a comportarse como un agente tóxico.

Además, es una hormona cíclica, ya que por la noche su nivel baja y aumenta en el día. Habitualmente, sigue el ritmo de la luz.

Si queréis ampliar información, aquí os dejo el enlace a la wikipedia que ofrece una información variada y ampliada de lo que es, de cómo se genera e incluso qué alimentos y situaciones la favorecen o la contrarrestan.

Cómo superar el miedo

cómo superar el miedo
Cómo superar el miedo

Superar el miedo es uno de nuestros grandes retos en la vida. Antes de ver cómo podemos conseguirlo, me gustaría dar la descripción literal de la palabra para conocer a nuestro “enemigo”, ya que me parece un buen punto de partida: “Sentimiento de desconfianza que impulsa a creer que ocurrirá un hecho contrario a lo que se desea”.

El miedo puede ser racional o irracional. En el primero de los casos es cuando por algún motivo justificado, nuestro sistema de alarma se activa ante un peligro. Cuando vivimos en ese estado alarma no ante hechos, sino ante acontecimientos imaginados ese miedo se convierte en el algo irracional que nos impide estar en armonía y felicidad.

“No es valiente el que no tiene miedo sino aquel que sabe conquistarlo”

Esta frase de Mandela me parece muy descriptiva y clave para superar el miedo. Todos los tenemos en mayor o menor medida. La mayor parte del las veces son irracionales y por tanto se convierte en una emoción sumamente negativa y destructiva, capaz de limitarnos hasta lo insospechable.

¿Cómo podemos superar el miedo?

  • Reconócelo: forma parte de nuestra naturaleza porque inicialmente su fin es protegernos ante amenazas reales y por ello el miedo siempre nos acompañará.
  • No podemos controlar todo: debemos reconocer que la incertidumbre existe y por ello no es posible controlar todo al 100% ya que la vida no es previsible siempre, por eso nuestro cuerpo activa sus sistemas de alarma más allá de nuestro control.
  • Evita depender en exceso: enfrentarte a las batallas te dará más confianza y seguridad en ti mismo y te acostumbrarás a enfrentar los miedos.
  • Pide ayuda si es necesario: si la situación te desborda, no tengas dudas en pedir ayuda externa para afrontar el miedo. Un profesional de la psicología puede ayudarte a ganar confianza y darte las herramientas vencer la batalla. Esto es compatible con el punto anterior, una cosa es depender y otra pedir ayuda.
  • Amplía tu percepción: El miedo es solamente una emoción. No le des tanto protagonismo a esas situaciones irracionales y no reales. La imaginación a veces es peor que la realidad, por ello intenta quitarle hierro.
  • Afróntalo: sólo hay un camino para liberarnos del miedo y es afrontarlo. Tomar esta decisión de ir a vencerlo. Esto asusta menos que sentirse permanentemente impotente ante una situación de temor.

Séneca, proponía una técnica para superar el miedo que consistía en escribir nuestros temores periódicamente durante aproximadamente treinta minutos hasta el punto de llegar a aceptar ese temor y conseguir que se desvanezca.

“El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento. Percibo mucho miedo en ti” ( Yoda a Luke Skywalker en Stars Wars).

Frase de Yoda a Luke en la Guerra de las Galaxias (Stars Wars)

Esta frase de Yoda a Luke Skywalker me parece que todos deberíamos llevarla presente. El miedo es el mayor enemigo, nos separa de la emoción raíz, la del amor. Todos tenemos miedo y todos debemos lidiar para superarlo, porque detrás está nuestra felicidad. Es nuestro gran reto común; Confía.

Cómo nos afecta el estrés

Cómo afecta el estrés, soluciones
Debemos conocer el estrés para poner soluciones

Debemos reconocer cómo nos afecta el estrés en el medio actual y en la vida moderna, para poder enfocar una solución para que no nos afecte en nuestro camino hacia la felicidad, por eso hemos querido escribir en este artículo los desencadenantes que tienen en nuestra salud física y mental.

El efecto inflamatorio

El estrés es uno de los factores que genera una respuesta inflamatoria en el organismo principalmente a través de tres sistemas:

  1. Endocrino.
  2. Inmunológico
  3. Neuronal.

Se sabe que una persona bajo estrés continuo puede sufrir algunos problemas como el crecimiento y la regeneración celular; además el sistema inmunológico puede verse inhibido.

La vida actual es más inflamatoria que antes por nuestro modo de vida. Sometidos a la presión del modo de vida actual generamos cortisol que inundará la sangre en vez de hormonas positivas como la serotonina y la dopamina. Esto hace que nos influya a tres niveles:

  1. Físico: con síntomas como sudoración,alopecia, temblor de ojo, tics, sensación de ahogo, taquicardia, migrañas, dolores musculares, artritis, fibromialgia, alteración del ciclo menstrual, etc.
  2. Psicológico: dificultad para dormir (insomnio), tristeza, incapacidad para disfrutar, apatía, falta de concentración y de memoria. Tanto es así que en exámenes o presentaciones nos bloqueamos y olvidamos todo lo estudiado.
  3. Conducutal: Cuando hay altos niveles de cortisol, tendemos al aislamiento e inexpresividad, con pocas ganas de abrirnos a los demás.

Realmente, nadie mejor que uno mismo para saber cómo nos afecta el estrés. Revisa tus hábitos, tus miedos, qué conductas, personas, etc te están generando esta situación de tensión. Responde a las preguntas de si ¿es un miedo infundado o fundado? ¿Es una situación evitable o te toca enfrentarla? Si se mantiene en el tiempo, no descartes acudir a un profesional de la psicología, porque te puede ayudar a tomar decisiones o a conocer y profundizar mejor el la situación que te está limitando para encontrar una solución.

Tus recuerdos mejores, un valor para enfrentar batallas

tus recuerdos positivos

¿Te acuerdas de aquel maravilloso día?

Un activo importante que tienes en la vida son tus recuerdos más positivos de las historias vividas, pues estas, no se quedan en una acción puramente nostálgica, sino que pueden sernos de gran utilidad en los momentos más difíciles.

Voltaire en una de sus reflexiones afirmaba que “hay momentos en la vida cuyo recuerdo es suficiente para borrar años de sufrimiento. El amor a un recuerdo puede mitigar el dolor. Se sabe que en el campo de concentración de Auschwitz las personas que podían resistir más tiempo o sobrevivir, no eran necesariamente las más fuertes físicamente, sino las que tenían esta facilidad de recordar escenas y acontecimientos felices de su vida.

Por otro lado, las ilusiones además de los recuerdos, son otro motor en la vida de cualquier persona. Cuando alguien encuentra una finalidad, un objetivo y en definitiva un sentido a su vida, tiene más razones para ser felices.

Cada pensamiento, actúa en nuestro ánimo y cuerpo

Alguna vez, ya hemos mencionado, que nuestro cuerpo no distingue lo real de lo imaginario. Ante una señal de alarma real o imaginada, el organismo manda una señal al hipotálamo. Las glándulas suprarrenales tras recibir una señal de éste, liberan varias hormonas, entre ellas la adrenalina y el cortisol de las que hablaremos próximamente. El estrés es generado muchas veces por situaciones imaginarias, miedos e inseguridades.

Por tanto, lo deseable es que aprendamos a gestionar imaginación y recuerdos a nuestro favor, ya que el diálogo mental que establezcamos en nuestro interior es determinante para nuestra felicidad.

Cómo generar las hormonas de la felicidad naturalmente

Cómo generar hormonas de la felicidad naturalmente
Generar hormonas de la felicidad ¿Cuál es el secreto?

Cuida tu interior y tendrás resultados

El verdadero secreto para generar las hormonas de la felicidad, como la oxitocina y dopamina pasa principalmente por tu conducta y por tu interior. Una de las frases más conocidas de Albert Einstein es “Preocúpate de tu conciencia más que de tu reputación”y creo que van por aquí los tiros, cuanto mejor estés contigo mismo y con los demás, tendrás más armonía y afrontarás mejor las situaciones.

Las cuatro hormonas de la felicidad

La felicidad es nuestro gran reto y el deseo principal que todos ansiamos. Químicamente hablando, hay cuatro hormonas fundamentales, cada una de ellas con unas características que pasamos a ver a continuación:

  • Las Endorminas son nuestro “analgésico natural” influyen en el dolor general y ¡sin ser un opiáceo! Se generan por ejemplo cuando colaboramos o hacemos actividades grupales enriquecedoras: cantar, bailar, trabajar en equipo, etc. Si te gusta el picante también estás de enhorabuena porque libera endorfinas, sin pasarse ¿eh? Que no sea excusa para comerte un plato de pimientos de padrón o de jalapeños.
  • La Serotonina podríamos calificarlas como el “antidepresivo natural”. Podemos generarlas cuando hacemos deporte (ejercicio aeróbico), cuando estamos al sol o cuando recordamos buenos acontecimientos que hayamos vivido. Tanto es así que en los estados depresivos cuesta más recordarlos, aún y cuando se han dado en la vida de la persona.
  • La Dopamina es la hormona del placer por antonomasia. Cuando tienes ilusiones por algo, metas personales las estarás generando naturalmente. Puedes ponerte objetivos a corto plazo si hay camino largo que recorres. La vida se disfruta a cada paso.
  • La Oxitocina se activa cuando socializamos y establecemos vínculos emocionales. Se han realizado estudios con sprays difusores de esta hormona en grupos de personas con autismo y también en otros colectivos en los que se sabe que favorece la confianza.

Nuestro mejor mapa es nuestro sistema de valores y el mayor enemigo los extremismos, que son muy limitantes. Como hemos hablando otras veces, cuídate y demuestra preocupación por los demás, esto pondrá en activo tu sistema hormonal hacia la felicidad.