Sensación de perder el tiempo con alguien, experiencia de vida

Microrrelato perder el tiempo. El trébol siempre de dará algo.
Microrrelato El Trébol de la Suerte (el tiempo nos da la experiencia)

¿Has tenido la sensación de haber hipotecado tu tiempo con algo o alguien?

Aquí os dejo un breve relato, un pequeño cuento que habla sobre esa sensación de perder el tiempo en relaciones, situaciones, personas, etc. El destino se manifiesta como trébol o como diente de león ¿Por qué? Descúbrelo en esta historia.

El Trébol de la Suerte – Microrrelato

Se despertó una mañana con ganas de comerse el mundo y fue en ese instante cuando el sol entraba furtivo por las ventana entreabierta con sus primeros rayos de luz. La vida parecía que ahora le entregaría el trébol de cuatro hojas y una nueva oportunidad.

Se deslizó hasta que su pie derecho encontró la primera zapatilla para calzarse y salir derecho hacia el café matinal y las dos tostadas que acostumbraba a tomar. Tenía que darse prisa, porque quería ir a recoger a Mirta y a su pequeña Bora. Planificaron salir de la ciudad a respirar el aire de las montañas más próximas en Cerdedilla.

Mirta tenía unos rasgos exóticos y una inteligencia excepcional. Durante muchos años Soren, sabía que no debía cruzar la delgada línea que separa la amistad de eso que llaman el amor, pero ahora todas las señas del universo parecían querer invitarle a pasar la divisoria. La casuística, la dirección del viento, la posición de los planetas y hasta esos primeros rayos matutinos eran la evidencia del calor que él anhelaba inconscientemente.

Cuando regresó a casa, Soren agarró los dados del destino los arrojó al tapete y sumó cinco para apostarlo en años de fiel e incondicional compañía. Apuesto todo o nada.

Un día, se levantó como otras veces para recogerlas. Algo vio en ese trébol de cuatro hojas al que aún se agarraba y cuando se acercó vio que era un diente de león. No importa, como otras veces, te llevaré conmigo. Delicadamente depositó la planta en su bolsillo de la camisa. La pequeña Bora siempre le mostraba cariño, ese día quizás sus ojos le veían como un padre, aunque fuera de fin de semana…Fue en ese instante cuando vino el viento que golpeó con fuerza al diente de león y se llevó los deseos que ahí estaban como un trébol o como una margarita que se deshoja para decir… No, esta no es la dirección. Desaparecerán de tu vida y tu, tu sencillamente apostaste en vano, hipotecaste en tiempo y a cambio de nada.

El destino no es caprichoso, sabe lo que hace y por qué, escuchó en el susurro del viento. Ahora está empezando a amanecer y ya sabes que que los dados no son de fiar. La niebla a veces confunde al árbol del arbusto, al trébol del diente de león…Utiliza tu instinto, él nunca te fallará. Cuando te quite, te daré algo; el tiempo se fue pero la sabiduría te ha hecho fuerte. Ahora echa a andar, que un nuevo camino se abrirá ante ti.

Buen camino y mis mejores deseos de que alcancéis vuestras metas y objetivos. Sed felices.

Espero que os haya gustado, puedes suscribirte al boletín para mantenerte en contacto. Feliz día.

Test de Personalidad de Eysenck (EPI) (Extroversión / Introversión)

El test de Personalidad de Eysenck (EPI) mide dos dimensiones dominantes e independientes de la personalidad, la Extraversión-Introversión y el Neuroticismo-Estabilidad, que representan la mayor parte de la variación en el dominio de la personalidad. Cada formulario contiene 57 ítems “Sí-No” sin repetición de ítems. La inclusión de una escala de falsificación permite detectar la distorsión de la respuesta. Los rasgos medidos son Extraversión-Introversión y Neuroticismo. Continuar leyendo “Test de Personalidad de Eysenck (EPI) (Extroversión / Introversión)”

¿Cómo te gustaría construir tu vida?

¿Cómo te gustaría construir tu vida?
Volver a salir del cascarón para vivir la vida

¿Qué quieres hacer para construir tu vida, cómo quieres vivir, qué persona quieres ser? Existe un porcentaje alto de personas que viven fuera de su centro. El ritmo al que estamos sometidos nos dificulta ser la persona que queremos ser y estar en la vida como nos gustaría. Incluso este ritmo hace que ni nos lo planteemos.

Darse cuenta de dónde venimos

Vivimos desde el exterior de nosotros mismos, de acuerdo a pautas que nos vienen dadas por los grupos de influencia a los que pertenecemos. Ya desde la infancia no se nos permite estar atentos a lo que realmente nos gusta, nos apetece, nos motiva. Nos educan en lo correcto más que en el descubrimiento de la sintonía con nuestro potencial. Elegimos la formación para el futuro por las salidas profesionales que nos ofrece, nos presentamos a las entrevistas de selección preparando respuestas que no se corresponden con lo que somos, con nuestros deseos y expectativas, sino con lo que el entrevistador espera oír. El ámbito laboral no se escapa de este fenómeno. Nos comportamos en el trabajo de acuerdo con lo que otros esperan ver, aunque se contradiga con convicciones personales profundas.


¿Es de esta forma como queremos vivir nuestra vida?

Lo cierto, es que cada vez somos más los que deseamos identificarnos con nosotros mismos, aprender a conocernos y para ello, necesitamos dedicarnos atención. Para ello, es muy importante aprender a sintonizar con nuestras inquietudes vitales, lo que nos hace sentir bien y lo que no nos hace felices, en todos los ámbitos de nuestra existencia.

Para ello, el primer peldaños que hemos de subir para encontrar nuestro centro, es tomar como referencia nuestras emociones, qué siento?… enseguida nos aparecerá la siguiente pregunta relacionada: qué quiero hacer de mi vida, cómo quiero vivirla, qué tipo de persona quiero diseñar?. Y cada una de nuestras respuestas nos mueve a la acción, y dan lugar a un proceso en el que nos construimos identificándonos con
nuestro sentir profundo, con nuestro deseo de ser una y no otra persona. Y probablemente, ser fieles a ello implique rupturas, con lo que fuimos, con lo que se esperaba de nosotros, con lo que no nos hacía felices a pesar de que fueran motivos de éxito o de una buena fachada ante los demás.

Cada día tiene veinticuatro horas, y somos libres para decidir cómo queremos vivir cada una de ellas, en cada ámbito, en cada espacio, en cada entorno, con cada persona que nos rodea… podemos llenarlas de retos, de ambición, de deseo por erigir lo que deseamos ser o por dejarnos llevar donde los condicionamientos sociales nos dirijan. Somos los dueños de nuestra vida y podemos hacer de ella una experiencia maravillosa. Por qué no empezar a caminar hacia donde queramos estar?. Y, en
algún momento miraremos hacia atrás y, qué pasará con nuestra mirada, se sentirá orgullosa de nuestra construcción, o desearía volver a empezar?

Es el momento de reconocer y hacer crecer tus valores personales, de sentirte capaz y de luchar para conseguir hacer realidad tus sueños.

Gracias por llegar hasta aquí, si lo deseas, puedes seguir las redes sociales y el boletín informativo de webpositiva.

Curso cómo hablar en público

Cómo hablar en público

Este curso de cómo hablar en público está dirigido a todo tipo de personas. Puedes ser persona de empresa y habitualmente tener que exponer ante una junta, quizás defender tu tesis ante un tribuna, puede ocurrir también que necesites desarrollar tu canal en Youtube. Hoy más que nunca las habilidades para dirigirnos a un público despiertan interés por las posibilidades que ofrecen la comunicaciones y las nuevas tecnologías.

Experiencia personal

De mis experiencias personales debo decir que puedo aportar la visión que tengo desde las tres etapas en las que me he visto implicado en algún curso de cómo hablar en público: Aportaré mi primera visión como un principiante acomplejado, junto con mi visión de un realizador ya experto y, por último, mi visión y mis experiencias como entrenador de formadores durante más de 20 años.

Partimos de la base de que tu, de manera voluntaria o por la circunstancia que sea ya tienes asignada y asumida la tarea de hablar en público. TÚ ya tienes asumido el compromiso y la responsabilidad de comunicar tus ideas y eso te tiene preocupado y en estado de ansiedad.

Mejor aún si eso no es así, y ya vienes curado de espanto y te expresas con naturalidad y sin complejos. Los que ya estamos en ello tenemos asumido que antes de salir a escena ese brote de ansiedad es muy normal y hay que asumirlo simplemente. Incluso aún seguimos teniendo esas sensaciones, a pesar de ser mas veteranos, porque en parte ese estado es un reflejo de que todo orador o persona que habla, tiene un gran respeto por el público y un gran sentido de su responsabilidad.

Mi primera aportación, para ayudarte a superar tu peor trance, es que al cabo de los dos o tres primeros minutos de estar hablando, todo se te pasa y estarás normal, o sea, hablando con naturalidad. Nuestro propósito es ayudarte a conseguirlo, no solo mediante la lectura de libro y apuntes, sino sobre todo, mediante la realización de las prácticas que te recomendaremos.

¿Cómo controlar la ansiedad?

Has de saber que los cuatro factores mayores causantes de la ansiedad del orador son: 1) NO dominar bien el tema, 2) No haberte fijado unos objetivos y un sencillo plan de ruta. 3) No saber gestionar los tiempos de tu exposición, y 4) Cuando es la primera vez que hablas en público y, como es natural, tienes dudas de COMO hacerlo.

La buena noticia es que todo eso se aprende cuando te contamos algunas técnicas, y se perfecciona cuanto más las prácticas y más actúas como presentador y ahí es cuando desaparece tu estado de ansiedad.

Y te daremos las técnicas y las fortalezas necesarias para que elimines tus temores, o tus “mariposas en el estómago”, y si perseveras en tus prácticas, yo te aseguro que llegarás a sentirte a gusto y muy feliz, cuando veas a tu público despedirte sonrientes y agradecidos por haber recibido los conocimientos que les has transmitido, el contenido que les has dado y la forma en que se lo has expuesto.

Objetivos del Curso

Al finalizar esta formación práctica, los asistentes habrán conseguido los siguientes beneficios:

  • Fortalecer su nivel habitual de autoconfianza y aplomo a la hora de hablar en público
  • Disponer de técnicas y recursos para captar la atención de su audiencia, y mantenerla
  • Adquirir la habilidad de presentarse atractivamente ante su público, o de presentar correctamente a otro compañero u orador, participante en el mismo evento
  • Estructurar adecuadamente el desarrollo de un discurso, o de una presentación profesional
  • Acostumbrarse a incluir aperturas brillantes y cierres que dejen un mayor y mejor impacto
  • Seleccionar lo más atractivo de tus conocimientos para ser de utilidad a tus oyentes
  • Reforzar la credibilidad de tus argumentos, con datos, gráficos, estadísticas, testimonios, analogías, hechos.
  • Conocer modos de obtener el mayor provecho del uso de soportes visuales para reforzar los mensajes
  • Estudiar y reconocer tu propia imagen analizando videos con tus actuaciones.
  • Valorar la importancia del lenguaje NO verbal. Perfeccionar tonos, gestos y otros factores
  • Tener recursos para motivar a un equipo y conseguir su cooperación entusiasta
  • Fomentar la participación y responder de forma coherente las preguntas e interrupciones
  • Tener agilidad, soltura y transmitir credibilidad cuando te veas ante preguntas comprometidas, o en situaciones de fuerte presión
  • Comunicar valores positivos y conseguir motivar y persuadir a tu auditorio para una causa que inicialmente no apoyaban.

El curso cómo hablar en público es eminentemente práctico, porque pueden ser diferentes las razones por las que desees adquirir o perfeccionar etas habilidades. Te animamos a asistir a estas jornadas y formaciones, ya sea en su versión webinar como en la modalidad presencial. Solicítanos información y Reserva tu plaza. Te esperamos.

Oda al anónimo

El mundo se ha movido históricamente por anónimos

Sin ti el mundo no se movería

Acostumbrado a ver galas y escuchar grandes discursos de famosos y personajes de renombre, he querido hoy escribir mi particular oda al anónimo. No es cuestión de quitar méritos a actores, cantantes, ni mucho menos a científicos, médicos e investigadores que tanto han hecho por la humanidad. Se trata más bien de justicia, porque echo de menos estatuas y homenajes a las personas de a pie, sin las que seguro el mundo nunca se hubiera movido.

Somos la verdadera piedra angular

La verdad que nunca he sido de idolatrar, sí de admirar por supuesto y de valorar el trabajo y el esfuerzo que realizamos. Me emociona escuchar una ópera de Puccini, la novena sinfonía de Beethoven y puedo vibrar con muchos grupos de Rock de los sesenta o actuales.

La cuestión es que me sale cierta rebeldía cuando entramos en comparaciones personales y profesionales. Admiro igualmente a las personas que se levantan por la mañana a trabajar, soportan atascos, aglomeraciones en transporte público, cargan peso, realizan esfuerzos físicos, mentales, de todo tipo.

A veces creo que hay tantos problemas de autoestima por el grado de valor que se da a las profesiones y por la falta de respeto hacia las personas que las ejercen. Siento tanto agradecimiento hacia la persona que me pone el café por la mañana, siento tanto respeto por las personas que han puesto ladrillo a ladrillo de mi casa y edificio donde trabajo. Valoro tanto el médico que me ha sacado las castañas del fuego cuando he caído.

Confieso cierto hartazgo hacia las idolatrías y casi sometimiento hacia determinados personajes públicos. Valoro como decían que sepan dar raquetazos, patadas a un balón, tengan una voz capaz de erizar el vello. Todo esto es parte del espectáculo y es genial.

Como sea, la historia nos pertenece a todos por igual. Conocemos a los generales que han planificado y casi obligado a ir al frente con su culo bien pegadito al asiento, pero la lucha la han enfrentado los soldaditos de a pie, quizás incluso por una causa ajena a ellos; así es la vida.

Por eso esta oda al anónimo es para ti, para mi, para todos porque el mundo no hubiera respirado nunca si nosotros y los ídolos os necesitan más que vosotros a ellos, no me cabe duda.

Gracias por haber llegado hasta aquí y te invito si lo deseas a participar en nuestras Redes Sociales o a Suscribirte en el boletín informativo.