Nadie me ha regalado nada

Como en la vida, en el ajedrez, nadie me ha regalado nada.
Jugar la partida

Si es uno de esos días que te he levantado con la necesidad de una dosis extra de autoestima, aquí va este artículo, para apelar por ese orgullo a veces necesario y la frase a modo de mantra “nadie me ha regalado nada”.

A veces nos sentimos abatidos y no comprendemos nada de lo que nos sucede. Es tan fácil sentir algo así con lo que desde fuera se nos exige. También otras veces somos nosotros mismos los que nos ponemos trampas para ver que detrás hay alguien maravilloso.

¿De qué depende el éxito?

“Tanto tienes, tanto vales”… Pues no, no estoy en absoluto de acuerdo. El mundo nunca se hubiera movido sin los anónimos, ni sin la mayoría de personas que han hecho y hacen que la sociedad “avance”. Aún incluso, diría yo si no te has caído en alguna ocasión, si no has fracasado, es probable que seas un niño.

Cuando pienso en lo que he hecho, que nadie me ha regalado nada, que lo que tengo, lo tengo por méritos propios es porque necesito reforzar mis imagen personal, mis valores, lo que soy. Seguramente has mordido el polvo alguna vez y también te has levantado, puedes haber fracasado más veces que catado el triunfado…y aquí sigues.

Sé que a veces, uno desea que el viento venga de espalda y favorable. Cuando el cansancio te abruma es fácil hincar las rodillas…pero algo te hace continuar, aunque sea por inercia.

“Soy fuerte y ahora solo queda el triunfo, el de tener la paz necesaria de saber que gane o pierda soy auténtico, genuino. Que si me equivoco, al menos lo habré intentado, que si hago daño a alguien, lo habré hecho sin intención alguna”.

Frases con alma

No, no estás en la revista Forbes, no sales en televisión, no firmas autógrafos…y, sin quitar méritos a nadie, sé que no siempre gana el que más se esfuerza o el que juega limpio y por eso mismo la línea divisoria entre el “éxito” y el “fracaso” es muy delgada.

Que no me toquen la autoestima por favor. Lo que tengo, lo tengo por mis méritos, lo que soy ha sido cada paso que he dado. Contemplo la vida en su conjunto, juego mi partida y por supuesto, nadie me ha regalado nada.

Una de las cosas que me lleva a mantener este blog es alguna de las historias personales de superación que nos habéis compartido. No dudes en contarnos la tuya en testimonio escrito o si prefieres a través del videoblog de webpositiva. Gracias.