Coaching y Feng Shui

Los cinco elementos del feng shui. madera, fuego, tierra, metal, agua

Culturalmente hablando, la humanidad tiene en su historia una gran fuente de sabiduría. Los términos coaching y feng shui están aparentemente fuera de tiempo o de lugar, sin embargo el feng shui más allá de cómo se organiza una vivienda, recoge cómo funcionamos a nivel de energía, cómo nos afecta nuestro entorno a nuestro sentir, a nuestro cuerpo.

La vida según el Feng Shui

Para la filosofía china, nuestras vidas pasan por lo que denominan las tres suertes, uno de los primeros retos al comienzo es conocer cómo están equilibradas cada una de estas tres facetas que paso a detallar:

  1. “La suerte del cielo” Son aquellos condicionantes que a veces (no siempre) nos vienen impuestos, como por ejemplo el lugar de nacimiento”, la familia, características de nuestro cuerpo físico, etc.
  2. “La fuerza del hombre” La capacidad que tenemos de cambiar nuestro destino, mediante el poder personal, la perseverancia, la constancia y la fuerza interior.
  3. “La suerte de la tierra” Se refiere a cómo está equilibrada la energía de nuestro entorno. El feng-shui es toda una ciencia dedicada a estudiar cómo está organizado nuestro hogar y lugar de trabajo porque nos puede dar datos de cómo estamos y qué debemos cambiar.

Puede haber desequilibrios en uno o en otro sentido, pero profundizando en ello, podemos conseguir los cambios deseados para la consecución de metas, sean personales o profesionales.

¿Y el coaching?

El coaching tiene como una de sus funciones principales, ayudarnos a encontrar metas, a sentirnos mejor y con ello ser más felices. Siempre me ha apasionado la filosofía oriental y he mostrado también ciertas inquietudes espirituales.

Lo cierto es que nuestra armonía y paz interior son tan importantes que por eso me parecía oportuno concatenar coaching y feng shui.

Pero…¿Cómo se conectan?

Cuando hablamos de armonía, nos referimos a la satisfacción personal, a la capacidad de amar y de amarnos. Esto es un trabajo personal que emprende uno en solitario mientras comparte el caminio. El coaching nos ayuda a descubrir valores que tenemos y no conocemos, trabaja aspectos de la psicología, gestión emocional, etc.

De oriente hemos recogido muchas cosas que son clave para el equilibrio que todos buscamos. La meditación pasa por un control mental que nos toca corazón y mente; es como regar nuestro jardín interior.

Considero también importante el cuidado de los espacios exteriores, pues puede facilitar mucho el camino. El entorno que crees, su luz, las plantas, el olor, etc pueden también fomentar una buena energía.

El feng shui es mucho más. Es parte de una corriente milenaria cargada de sabiduría. A lo largo de la vida tropezamos, nos levantamos, perdemos, ganamos, vamos adquiriendo experiencia. Podemos haber sido personas de éxito o no haber cumplido todos los sueños que nos hubiera gustado, pero el gran reto en cualquier caso es saber gestionar bien esa sabiduría, crecer siempre e intentar ser mejor persona, porque al final del camino, lo que importará no es tanto lo que hayas hecho, sino lo que hayas amado.