Cómo hacer amigos y relaciones saludables

cómo hacer amigos

Claves para generar unas relaciones felices

Probablemente no hay una única respuesta a cómo hacer amigos, pero lo que si está demostrado es que la manera como nos relacionamos, influye directamente en nuestra felicidad, tal como adelantamos en nuestro anterior post, y tal como prometimos aquí os dejamos algunas claves determinantes para la psicología moderna.

  • Mostrar interés sincero hacia la otra persona. Es decir no suele ser práctico preguntar a modo de cuestionario. Si esa persona te importa, acércate de manera honesta.
  • Haz un esfuerzo por recordar datos importantes: cumpleaños, aficiones, trabajo, etc.
  • Evita juzgar. habrá cosas que nos gusten más que otras de la persona, pero los juicios negativos y continuados suelen ser negativos para mantener esa amistad. Si de verdad te interesa, habrá en la balanza más puntos positivos.
  • No impongas tus criterios, creencias o valores personales. Cada cual ve la vida de una manera.
  • Asómbrate y aprovecha los puntos comunes.
  • Sonríe, ríe con ellos. La risa es sanadora, hay quien habla de los beneficios de la risoterapia y lo cierto es que la risa mejora las habilidades cognitivas y las conductas sociales, protege contra las enfermedades y favorece la resolución de problemas.
  • Actividades en grupo y cantar con más personas es especialmente integrador.
  • Ayudar te hace sentir útil si tus fuerzas te lo permiten y sin entrar en el “buenismo”. Hazlo porque te sale, no como una obligación que vas tachando en una lista.
  • Pide ayuda si lo necesitas. No tengas miedo de sentirte vulnerable. A veces el simple hecho de contar algo que nos preocupa, es liberador y los demás se sienten útiles.
  • Habla bien de los demás, no critiques, ya que cuando lo hacemos generamos conrtisol y entramos en un estado negativo para nuestro organismo. Además cuando somos muy críticos generamos desconfianza. Si nada nos gusta de esa persona toca replantear esa amistad. Lo cierto es que si quieres que te valoren como una persona íntegra y de confianza, no critiques.
  • Cuenta historias. Históriamente y socialmente, siempre nos han encantado porque crean un buen ambiente. Generan oxitocina (sustancia asociada a la empatía y sociabilidad) además de ilusión, imaginación, etc.
  • Una buena estrategia. Si estás en fase de hacer nuevas amistades o de mejorar tus relaciones ponte manos a la obra con un buen plan para conseguirlo: revisa tus aficiones, propón actividades, llama de vez en cuando, etc.
  • Sé educado, a cualquier persona nos gusta que nos traten con respeto y educación.
  • Si quieres recibir tienes que saber dar y también darte a ti mismo. Si tus objetivos son positivos, atraerás cosas de la misma naturaleza.
  • Cultiva la amabilidad. Según la RAE amable es “aquel digno de ser amado”. La amabilidad no solo facilita la convivencia, también genera endorfinas, reduce el cortisol y con ello es capaz de reducir los dolores y mejorar nuestra salud. La amabilidad también activa la oxitocinia, hormona que además de al parto y a la lactancia, se asocia a la confianza, disminuye la ansiedad e incluso protege al corazón. ¿Quién da más?

Estas son unas cuantas propuestas que se sabe funcionan, porque las cumplen las personas más sociables. ¡A por ello!