Meditación vipassana

El arte de observar tus sensaciones

Meditación VipassanaLa meditación vipassana es una de las meditaciones clásicas. Se enseñanaba en la India hace más de 2500 años y su significado y propósito es “Ver las cosas como son” (no como nos gustaría que fuesen) Se dice de esta técnica que fue con la que Buda se iluminó, aunque si preguntas a otras corrientes budistas, probablemente te digan lo contrario.

A mi  particularmente me gusta, porque va muy en la línea del mindfulness; es decir se puede practicar sin ceñirte a una creencia determinada, la experiencia la generas tú, que cuanto menos y con disciplina estarás generando un hábito saludable para tu  mente, que es la que nos suele crear tensiones y sufrimiento.

Esta meditación consta de varias etapas y encontrarás que en muchas escuelas te proponen realizar cada una de ellas durante un número de sesiones y días muy definido. Se suele recomendar hacerlo durante un mes antes de pasar a la siguiente fase, sobre todo si no has practicado nunca meditación. La clave está en que practiques obviamente, porque lo principal es que observes las sensaciones que van surgiendo de tu cuerpo y también de tu mente y emociones, como si fueras un espectador.

Postura: Cómoda con la espalda recta, puedes estar sentado en una silla o en posición de loto. Evita hacerlo tumbado para no quedarte dormido /a, pero mejor esto que nada…Si tienes sopor, entreabre un poco los ojos

1- Práctica Primera: Observa tu respiración, cómo entra el aire y cómo se mueven todos los músculos que intervienen. No intentes controlar nada, poco a poco todo se irá asentando y si te vienen pensamientos, vuelve a centrarte en la respiración sin generar ningún juicio. Si puedes haz treinta minutos y una vez termines no pases de inmediato a la actividad.

Los tiempos que doy son de referencia. Lo dicho, si no puedes hacer tanto ves haciendo lo que puedas

2- Práctica Segunda:

  • Realizamos la primera práctica
  • Observa las sensaciones externas de todo tu cuerpo, a nivel de piel. Empieza sintiendo cada miembro y realiza un recorrido de abajo a arriba. y de arriba a abajo. Sé consciente de lo que sientes.

3- Práctica Tercera:

  • Relaliza la práctica uno y dos.
  • Ahora realiza el mismo recorrido de antes, pero centrándote en las sensaciones internas, más profundas en tu cuerpo

4- Práctica Cuarta:

  • Repetimos los tres primeros pasos.
  • Observa tu mente y cada pensamiento que llegue, observándolo en la distancia, como si fuera una hoja seca que arrastra el viento, tú sólo eres espectador de la escena.

Si conseguimos poner distancia y separarnos de nuestras sensaciones, estaremos dando pasos firmes para eliminar bloqueos físicos, psíquicos y emocionales y con ello enfrentaremos mejor los problemas, ganando en felicidad. ¡Suerte!

¡DaJul!