La tendinitis, remedios naturales

¿Qué es la tendinitis?

La tendinitis - Tratamientos NaturalesAntes de definir lo que es la tendinitis, debemos saber que los tendones están formados por tejidos fibrosos y tienen la función de unir los múculos con los huesos, transmitiendo fuerza para provocar movimiento.

Normalmente, hablamos de tendinitis cuando se ha producido un sobreesfuerzo irritando estas estructuras fibrosas y provocando en consecuencia una hinchazón y dolor. Estas son las principales causas de una tendinitis:

  • Sobreesfuerzo de alguna parte de nuestro cuerpo.
  • Traumatismos provocados por golpes y movimientos bruscos.
  • Perdida de elasticidad (normalmente por la edad)
  • Infecciones.
  • Enfermedades reumáticas (artritis reumatoide, gota, fibromialgia, osteoporosis, etc) También la diabetes.

Tratamientos naturales para la tendinitis

Cómo tratar la tendinitis de manera externa

1. Inmovilización de la parte afectada
La zona del cuerpo afectada tiene que evitar cuaquier esfuerzo y actividad. Por tanto, deberemos permanecer en reposo cuando se precise y evitar así que la inflamación vaya a más.

2. Alternar frío y calor
Como norma general para estos casos, el frío es vasoconstrictor, por lo que nos va a permitir disminuir la inflamación. No obstante, podemos alternar con comprensas tibias (no deben estar excesivamente calientes) Algunos tratamientos empapan estas comprensas en infusión de manzanilla, ya que tiene un efecto benéfico sobre la zona inflamada.

3. Aloe Vera
Esta planta también resulta beneficiosa para las hinchazones y además como es regeneradora también ayuda a recuperar la lesión. Para ello y en estos casos, se prepara una especie de puré exprimiendo algunas hojas y mezclándolas con agua tibia. Podemos aplicarlo sobre la zona afectada con una compresa y posteriormente vendar para dejarlo reposar un tiempo.

4. Vinagre y sal en baño de agua
Podemos calentar agua a una temperatura agradable y añadimos un puñado de sal gruesa con un vasito de vinagre a un barreño. Sumergimos si es posible, la zona afectada para permanecer un cuarto de hora o veinte minutos.

5. Aceite de árnica y/o harpagofito en masaje
Ambos tienen propiedades analgésicas y antinflamatorias. Cualquiera de los dos tiene muy buenos resultados aplicándolo con un masaje suave. Existen en el mercado, preparados que combinan ambos aceites.

6. Masajear con alcohol de romero
Podemos preparar el alcohol dejándolo macerar, no obstante, también es posible comprarlo directamente así es que de momento vamos a ir al grano. El romero tiene propiedades antiinflamatorias, también antirreumáticas. Junto con el alcohol conseguimos un efecto antiséptico y cardiotóncio.

7. Arcilla Verde
Se aplica a modo de cataplasma sobre la zona afectada. Permite reducir la zona inflamada al tiempo que favorece la eliminación de toxinas.

Cómo tratar la tendinitis de manera interna

1. Infusiones de Equinácea
Ideal para tratar casi cualquier lesión rererente a un  músculo o un tendón, tiene ademas propiedades antiinflamatorias. Cocemos para un vaso de agua una cucharadita de la planta seca unos pocos minutos. Suele tomarse un máximo de dos veces diarias.

2. Infusiones de corteza de Sauce
Dicen que es la “aspirina natural” tiene un efecto analgésico. Así es que si tenéis alergia a éstas, probablemente también al sauce. Se prepara con una cocción en un vaso de agua de su corteza seca. No suele tomarse más de una infusión diaria.

3. Silicio y Magnesio
Los puedes encontrar de forma aislada en herbolarios, tiendas de dietética y farmacias. No obstante están presentes en alimentos como la lechuga, espárragos, la almendra, la soja, espinacas, perejil, ortigas, nueces, etc Tienen un efecto regenerador para tendón y músculo.

4. Algunos alimentos
La Piña y la Papaya tienen también propiedades antiinflamatorias, ya que poseen una encima llamada bromelia muy buena para traumatismos y lesiones articulares relacionadas con los tendones. La cúrcuma tiene también propiedades antiiflamatorias y antioxidantes, también es muy beneficiosa y aplicable para otros tratamientos.

Como siempre hacemos, cualquier duda siempre acudid a vuestro médico o especialista. ¡Hasta la próxima!