El plan B puede ser aún mejor

Amóldate a la vida

Un plan B premeditado o improvisado en la vida puede ser todo un amanecer. Vuelvo en retrospectiva y mi película era otra ¡Dios esto no es lo que imaginaba de joven! Pudiera haber sido que me hubiera casado a estas alturas y haber tenido niños, llevarlos al colegio, al cine los fines de semana, y un menú especial en tal y cual hamburguesería. Pudiera haber sido astronauta, misionero, empresario, director de orquesta, Napoleón, qué se yo…

La vida es plástica, no tiene un patrón fijo, es moldeable. No descubro nada ¿Verdad? Por eso tienes la opción de adaptarte o permanecer con una postura forzada lamentando lo que no has conseguido a la fecha. No quiero decir con ésto que uno este a merced de lo que venga. Podemos luchar por lo que queremos, pero no siempre se dan los ingredientes y condicionantes necesarios para que ello. La vida tiene una parte de sorpresa que es innegable o ¿Sabes lo que va a ocurrir mañana al cien por cien? Podemos trazar un guión y ser bastante certeros, pero siempre hay un punto que no conoces y no controlas? Sin embargo , también tenemos una capacidad de adaptación que es maravillosa y lo sabes.

Súper Plan B al rescate

Fíjate por donde que si tus planes no han ido saliendo conforme a lo previsto, te puedes sorprender reinventándote y fíjate que hasta conseguirás gustarte tanto o más. Me encanta mi estilo, mi ropa informal, mis bromas, etc… Mis defectos no, por supuesto los tiraría por la borda, pero eso es otra cuestión, y hubieran estado en cualquier circunstancia. No avinagremos el carácter de forma permanente, a ratos está permitido, pero no más. Quizás no has llegado a ser el gigante de tus sueños, y ya has saboreado el sabor del fracaso. ¡Perfecto! Bienvenido a la madurez. ¿Quién quiere gigantes en un mundo de pequeños?. No renuncies a tus sueños, a veces son algo alocados, pero aparecen cada noche para darte una historia diferente y si te equivocas, mañana tendrás otros personajes.

¡Dajul!