El día a día

Quebrando la monotonía

El día a día y su monotoníaEl día a día amigo /a es monótono, es el gran gigante con el que te enfrentas cada amanecer y al que das carpetazo cada anochecer. El día a día es el que te atrapa y te envuelve como una polilla en una tela de araña. Tiene pies de plomo sobre un calzado de otro número que a veces tienes que volver para cambiar.

El día a día amigo /a es también tu bici elíptica, tu máquina de bíceps, tríceps, cuádriceps, tu gimnasio de barrio. El día a día te da músculo emocional, mental, vitaminas y minerales para tu mente para el alma. El día a día no siempre es grato, pero es lo que hay y lo que tienes, sobre lo que construyes tu mañana, piedra a piedra, segundo a segundo, cambio a cambio.

El día a día te da chispa, te da historia y aunque no lo veas te dará tu punto de hartura, que luego será punto y a parte, para ser luego punto y final. Te sentirás gusano, hasta caer en la más absoluta oscuridad de la crisálida. Rumiarás en el negro antes o después, hasta poner el color a las alas que te lleven allá donde quizás ni sabes. ¿Hay que saberlo?

El día a día es el viento y el sol, la rama donde te posas, la red que esquivas, tus sueños insistentes que llaman cada noche para darte una nueva oportunidad. El día a día eres tú, maravillosamente tú.

Gonzalo de la Prida – ¡DaJul!