Cómo trabajar la fuerza de voluntad

Recetas para llegar a la meta

Felicidad y Metas
Cómo trabajar la voluntad

Casi siempre, la voluntad está estrechamente ligada a cuatro pilares básicos, que son:

  1. La Autoestima.
  2. La Motivación.
  3. La Resistencia a la Frustación.
  4. La manera de ver el éxito, el fracaso o los cambios.

Una buena autoestima.
Al mantener una autoestima óptima, podemos conservar y potenciar nuestra fuerza de voluntad. Si fracasamos o erramos, nos hacemos más fuertes y nos dan más tablas para llegar a donde queremos.

Nuestra motivación.
La motivación se consigue gracias a objetivos alcanzables y valorando en el instante lo que hacemos, mantener ese punto de ilusión que nos alimenta hasta el final.

Resistencia a la frustración.

Ya lo hemos visto también con la autoestima. El error y el fracaso en vida, va a ser justo lo que nos hace madurar, entenderlo como una parte más del camino nos permitirá fortalecernos y crecernos ante las adversidades.

Lo que creemos y pensamos sobre el éxito, el fracaso y los cambios, influye.

Nuestras emociones y conducta están influenciadas por nuestro sistema de creencias, ideas y forma de pensar.

Cuando alguien no se siente capacitado para afrontar algo, es más que probable que ni siquiera lo intente. Se sentirá fracasado con cada error que cometa y con la impotencia se dirá que es falta de voluntad. Verá en el error una prueba de “fracaso” y lo justificará con falta de voluntad. Esta conducta se puede modificar. Por ejemplo podemos preguntarnos algunas cuestiones del tipo:

1- ¿Tengo falta de motivación, porque no es lo que deseo?
2- ¿Considero que no merece la pena esforzarme y que no mes supone un beneficio claro?
3- ¿Creo que no lo voy a lograr? Si fuera el caso ¿Por qué?
4- ¿Creo que no podré soportar en la molestia que supone esforzarse?
5- ¿Creo que de no lograrlo, puedo ser criticado otras personas o por mi mismo?
6- ¿Tengo claro cómo hacerlo?

Sobre estas cuestiones y otras que consideres interesantes, puedes estudiar la causa y el origen de aquello que te impide avanzar o esforzarte para llegar a tus metas. Analiza esto y más cosas que se te ocurran y descubre la causa real que te está impidiendo realizar el esfuerzo necesario para lograr tu meta.

A menudo, tenemos pensamientos y esquemas mentales que están parcial o totalmente equivocados, tanto si eres consciente como si no, se pueden vencer trabajando algunos los siguientes aspectos:

  • Ser positivos.
  • Mejora tu confianza: ¡Puedes conseguir lo que quieres!
  • Esfuérzate para conocer la manera de superar tus obstáculos.
  • No te culpes por lo que hagas.
  • No mires para atrás intentando buscar algo para demostrar que como no lo has logrado, no lo vas a poder hacer en adelante.
  • Ten presente que tu conducta es el resultado de lo que aprendiste.
  • Puedes desaprender o aprender de nuevo.
  • Debemos atender también a temas para los que tenemos habilidades, pero también a otros sobre los que no tenemos tanto control; es decir no quedarnos solamente en lo fácil.
  • No asociemos fuerza de voluntad con sufrir o un sacrificio extremo.
  • Errar o equivocarse es algo normal, incluso diría por lo que necesariamente tenemos que pasar.

El gran reto es hacer aquello que se nos da especialmente bien y nos hace felices. Lo que lleva la etiqueta de complicado, puede ser simplemente que no lo conozcamos y haya que aprenderlo para etiquetarlo posteriormente como fácil. En cualquier caso ¡A por ello!

Quizás te interese leer nuestro artículo Cómo Superar la Pereza.

Coaching Madrid en webpositiva

Fuente de la imagen Pinterest.

Una respuesta a «Cómo trabajar la fuerza de voluntad»

Los comentarios están cerrados.