Sexualidad sana en la red

¿Qué es una sexualidad sana para ti?

Hoy durante una conversación amena entre amigos, salió un tema recurrente y habitual: el sexo, la liberación sexual y los límites que establecemos. ¿Qué es tener una sexualidad sana? El momento que vivimos nos llega todo tipo de  información (veraz o no), vídeos, artículos sobre sexo tántrico, etc. ¿Cuál es la procedencia y veracidad de todo este tipo de documentación?

De todos es sabido que a lo largo de la historia el sexo se ha visto como algo pecaminoso e impuro, lo que ha llevado a generaciones de personas reprimidas y censuradas en este sentido y aún hoy en muchas culturas sigue siendo un tema tabú.

La liberación sexual llegó para muchos como una bendición (nunca mejor dicho) El sexo por fin era algo natural, un torrente de hormonas en ebullición, dejar sentir, ver, tocar, oler, besar era posible sin crear de forma adicional un sentimiento destructivo.

¿Cuáles son los límites del sexo en la red?

Probablemente no hay nada de malo en ver un vídeo pornográfico, la cuestión es quién hay detrás de esas escenas y cómo ha llegado a ello. Muchas veces están las mafias y el consumidor no es consciente o no quiere cuestionárselo en un momento de calentón.

Sirva de ejemplo Internet, En la actualidad todo tipo de material en la red, hasta el más sádico está accesible para todos los públicos ¿Es esto natural también? Progresivamente además se van saltando niveles, ya que relativamente no hay implicación en la escena vista; hoy es una pareja, mañana un trío, pasado un hombre y una cabra y así seguid dando la vuelta a la tuerca.

Lo cierto es que el tiempo ha ido pasando, nuestra sociedad ha ido cambiando (al menos culturalmente en la que yo vivo). Pues bien, en esta conversación salió el debate de cuáles son los límites del sexo ¿Todo vale? Arrojé una reflexión en voz alta ¿No estaremos sobrepasando una delgada línea roja?

Me pregunto si en una sociedad cada vez más materialista estamos perdiendo la parte natural del sexo ¿Somos cuerpos? O ¿Somos personas? No sé si el todo vale es tener una sexualidad sana. Dicho ésto puedo parecer un auténtico carca, pero seguí reflexionando sobre el tema, sobre esa delgada línea roja. 

Me pregunto si no estamos empezando a mezclar los conceptos natural y sadismo (que dicho por la RAE, el sadismo es perversión sexual de quien provoca su propia excitación cometiendo actos de crueldad en otra persona)

El culto exagerado a algo puede terminar siendo patológico, sea la comida, el trabajo o por qué no decirlo el sexo, quizás porque nuestra felicidad depende de muchos factores, de sentirnos realizados. Creo que para tener una sexualidad sana debemos evitar la “cosificación” del ser humano y especialmente a la mujer, que ha sido especial objeto de humillaciones a lo largo de la historia

Con todo ello, no pretendo nada más que lanzar la duda al aire, de si estamos realmente liberados y en el buen camino para una sexualidad sana. Bien es cierto que hay una frase de los hippies de los sesenta que me encanta “Haz el amor y no la guerra” y entiendo como guerra la actitud hostil hacia una persona, varias o un número indeterminado de ellas.

Gracias por visitarnos, te animo a seguir nuestras publicaciones en el Newletter. Hasta pronto.