Tantra y Sexualidad

¿Qué es el Tantra?

El vocablo según Swami Satyananda se compone de las palabras Tanoti y Trayati. La primera quiere decir expandir, extender y la segunda significa libertad o liberar. Por ello concluye definiendo al Tantra como la ciencia de “la expansión de la conciencia” y la “liberación de la energía” En otras palabras lograr la unión de Shiva y Shakti. Shiva es la conciencia pura y reside en la parte superior de la cabeza, en el séptimo chakra (la coronilla) Shakti es la energía Kundalini que yace dormida en la base de la columna, en el primer chakra y que al despertar sube por el canal de energía sushuma nadi para encontrarse con Shiva despertando todo el cerebro para conseguir la iluminación.

Su origen es posible que se remonte al siglo VI a. C. de la mano de Buda. Por contra, también se dice que es un sistema que se desarrolló con el hombre mientras éste se adaptaba a nuevas situaciones, sin seguir un patrón único de crecimiento y cambiando según las circunstancias y la tradición.

La práctica del Tantra también se caracteriza por tres elementos principales que comprenden todo el universo: Mandala (abarca todo lo que existe en el universo), Yantra (Es una forma de mandala, una visión interna representada con figuras geométricas) y Mantra (Sonido que contiene una fuerza espeical)

El Sexo en el Tantra

Suele confundirse el Tantra como el “Yoga Sexual” cuando en realidad es el “Yoga del Todo” la unión con todo en cada momento. La sexualidad como aspecto de la vida que es, también se contempla en el Tantra y para este tiene tres propósitos: procreación, placer y samadhi (superconciencia) Algunos practicantes de Yoga (yoguis) experimentaron, que a través de algunas actitudes y técnicas, la sexualidad puede tomar una dirección nueva hasta convertirse en un proceso espiritual. Para ello es necesario acercarse al acto sexual como un lugar sagrado, como una actitud meditativa, desintresada y lejos de dependencias y apegos. Muy al contrario los amantes se entregan en una actitud de devoción y entrega, respetando al otro como una esencia divina, lejos de la lujuria donde lo importante no es la satisfacción sexual sino la trascendencia.

Esperamos que a modo introductorio os haya servido este artículo e ir dando más aspectos interesantes que os sean útiles e interesantes para vuestro día a día.