Reflexologia – Definición y Origen

La Reflexología es una técnica basada en el tratamiento a través de masaje en distintas zonas reflejas que corresponden cada una a diferentes órganos y partes del cuerpo.

Gracias a la presión (normalmente con los dedos) y movimientos que se realizan durante una sesión de reflexología se consigue producir una respuesta en el correspondiente órgano generando además relajación, pérdida de dolor y mejoría sintomática. Es así como se pone en marcha el mecanismo de autocuración. Es por ello y siguiendo la lógica, también nos permitirá actuar de forma preventiva y adelantarnos a eventuales dolencias.

Reflexología – Técnicas y Tipos de Tratamiento

Dentro de la reflexología la técnica más utilizada y la más conocida es la Reflexología Podal, aunque también se puede realizar en manos y cara. Históricamente, se han encontrado vestigios que parecen confirmar su utilización en China, India, Egipto hace aproximadamente cinco mil años. En la actualidad es fácil encontrar su técnica en casi cualquier país del mundo.

El cuerpo tiene una red neuronal en contacto directo con el sistema nervioso central y con ello un gran número de terminaciones nerviosas especialmente en determinadas zonas como pueden ser los pies y las manos que son especiales para el trabajo reflexológico.

Otras técnicas conocidas son la Facioterapia o reflexología en cara, técnica que también toca el Quiromasaje y la Auriculoterapia que trabaja los puntos reflexológicos del pabellón auricular; en otras palabras, de la oreja.

Se puede incluir a la reflexología dentro de las terapias holísticas ya que actúa no sólo a nivel físico, sino también emocional y espiritual. Además contempla al ser humano en su totalidad, nunca de forma aislada que puede traer grandes beneficios como pueden ser:

  • Relajación y Bienestar
  • Aumentar la vitalidad.
  • Restablecer el Equilibrio físico, mental y emocional.
  • Aliviar tensiones, dolores y molestias.
  • Estimular áreas del cuerpo hipoactivas o perezosas
  • Relajar zonas corpóreas hiperactivas.
  • Mejorar la circulación de la sangre.
  • Favorecer la eliminación de toxinas.
  • Reducir el estrés.
  • Mejorar la calidad del sueño.
  • Mejorar la concentración y la atención.

La reflexología, es una terapia natural y segura, adecuada para ancianos, hombres, mujeres, niños y bebés. Es una tipo de terapia versátil no sólo por el trabajo en los puntos reflexológicos comentados, sino también por el propio tacto, por la interacción humana. Tómalo si quieres como una oportunidad para aprender de ti mismo, de conocerte mejor para poner los medios adecuados para sanar aquel aspecto que necesites.

(Bardo)

Quizás también te interese conocer otras técnicas similares como puede ser el masaje japonés Shiatsu.

Una respuesta a «Reflexologia – Definición y Origen»

Los comentarios están cerrados.