Recursos para Superarte

Adiós fronteras

Viva la Novena de Beethoven¡Viva la Novena Sinfonía!

Estamos muy acostumbrados a oír y leer sobre las ventajas de Trabajar en equipo, algo de lo que ya hemos hablado aquí, sin embargo, parece que existen grandes resistencias para dar un paso adelante y soñar más allá del mundo de la empresa para plantearnos un “Adiós Fronteras” y humanidad unida por un fin común Sí, lo sé, probablemente estás pensando, menudo idealista, pero…¿Te imaginas?

Recuerdo de niño un póster que tenía en mi habitación de Beethoven y unas palabras suyas al pie de éste: “Haced todo el bien posible, amad la libertad sobre toda las cosas y aún cuando fuera por un trono, nunca traicionar a la verdad” Era la base de una persona con ideales que culminó con su Novena Sinfonía.

No sé por qué siendo tan niño y sin apenas entender nada, aquella frase y aquel retrato parecía resonar en mi interior o al menos me han acompañado hasta hoy. A veces digo con ironía que “sólo creo en la novena sinfonía”

Beethoven inició la composición de esta obra en 1818 para terminarla a primeros del año 1824. El último movimiento es una coral sin igual, símbolo universal de la libertad. Parte muy importante fue el poema de Friedrich Schiller la “Oda a la alegría” publicado en 1786 que Beethoven plasmó en el cuarto movimiento conocido también como el “Himno a la Alegría” sobre el cual a su vez, se ha basado el himno de la Unión Europea.

Creo que aquellas palabras y su composición más popular, vibran en mi como en muchísimas otras personas a lo largo y ancho del planeta en distintos momentos de la historia. Nada en la vida se consigue sin esfuerzo y sin constancia, así sucede también con los retos colectivos. Si superáramos las diferencias entre países, razas, sexos, religiones, etc tendríamos probablemente un futuro por delante apasionante y avanzaríamos a pasos agigantados en cualquier materia.

Martin Luther King tuvo un sueño parecido y muchos otros pensadores conocidos y anónimos. El cambio empieza por uno mismo como afirmaba Mahatma Gandhi y creo que así es. Tanto es así que seguramente hay una mayoría silenciosa que imaginamos un planeta unido y aunque a veces parecemos resignados a que nada ocurra, lo cierto es que cada alma tiene su propia partitura, su propia melodía y podríamos sonar al unísono, porque juntos componemos la Novena Sinfonía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies