Recursos para Superarte

Yonquis del móvil – Soluciones

Yonquis del móvil

Cada vez son más personas las que entran en el grupo de los denominados “Yonquis del Móvil” debido a las innumerables utilidades que se han ido incorporando en estos dispositivos.

Realmente, el uso de la tecnología tiene grandes ventajas en nuestra vida cuando se utiliza bien. La posibilidad de estar conectados con las personas de nuestro entorno, de contactar con otras para intercambiar opiniones, obtener información, utilidades  para  controlar nuestra salud, etc. Todo ello nos abre un campo de posibilidades tremendo, más teniendo en cuenta que solamente estamos aún en la punta del iceberg de esta nueva revolución industrial.

¿Somos Yonquis del móvil?

El problema empieza cuando la vida real no se separa de la “virtual”. Sirva de ejemplo cuando permanentemente miramos los servicios de mensajería para ver si han enviado algo nuevo, en los casos que fotografiamos y subimos todo a las redes sociales, el enganche excesivo que tenemos con ese juego recién descargado, etc. Si te has visto reflejado en alguna de estas situaciones, amigo tienes un problema.

Ya tenemos en el argot nuevas palabras que están directamente relacionadas con este tipo de dependencia. Por ejemplo “phubbing” hace referencia a esa escena que todos hemos vivido cuando alguien está absorto en su teléfono y ajeno a la conversación del acompañante o grupo. También “nomofobia”, cuando desencadenamos pánico al vernos si teléfono por cualquier motivo.

Síntomas y Soluciones

Parece que una de las síntomas más habituales en las casos extremos, es el nerviosismo, taquicardia, sudor, insomnio. Es decir síntomas muy similares a los que padecen las personas con dependencia a determinadas drogas o alcohol.

Los psicólogos se están encontrando con este nuevo problema sobre el que no existe una receta muy clara; más teniendo en cuenta que estamos viviendo el auge de las comunicaciones y la tecnología como un hecho determinante en nuestra sociedad, que ya no cabe marcha atrás y que por ello aún es difícil comprender cuales son los límites de este fenómeno “novedoso”.

Lo primero es conseguir ser conscientes y reconocer esa dependencia. Gran parte de las  veces, cuando no es extrema, se puede controlar. Poder dejar el móvil a un lado mientras estás en otro contexto que precisa de tu atención se puede hacer. Parte del problema, puede pasar por adaptarnos al manejo de las redes con mayor madurez y comprender que la respuesta a un mensaje o una llamada no tienen que ser inmediata, que no es necesario fotografiar todo y colgarlo (disfrutar del entorno y del momento sin más) y que se puede estar solo, en contacto con uno mismo sin estar permanentemente a la espera de alguna información de última hora.

Si estás inmerso en la sintomatología que acabo de comentar sobre dependencias y ni por asomo puedes controlarlo, empieza a plantearte la opción de un especialista. Algunos casos severos, se están derivando ya incluso a clínicas que gestionan retiros de aislamiento para ayudar a “superar el mono”.

Finalmente y ya para terminar, vuelveo a recalcar que la tecnología tiene un fin y unas posibilidades que bien utilizadas pueden abrirnos muchísimas puertas. Pero por favor, hay algo maravilloso que es nuestro interior y el de las personas que te rodean. El mejor antídoto es cuidar nuestras relaciones personales, nuestra salud física y mental. Podemos dedicar tiempo también a meditar para disfrutar más de la vida y utilizar así las herramientas que el ser humano es capaz de desarrollar para servirnos y no al revés.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR