Recursos para Superarte

Hiperactividad – ¿Cómo tratarla?

¿Cómo abordar la hiperactividad en niños?

hiperactividadTengo un niño, que no para nunca, y alguna compañera de trabajo me ha dicho que tal vez sea “hiperactivo”.
¿Podríais explicarme como es un niño de estas características y que se puede hacer para ayudarle?
Gracias y enhorabuena por vuestra página web.

RESPUESTA: Los niños hiperactivos no paran ni un momento, no son capaces de centrar su atención en una misma actividad durante un tiempo concreto, se muestran sumamente irritables y desobedientes… Son algunas de las características de los niños con un déficit de atención e hiperactividad. A continuación te damos las claves para saber si tu hijo lo es.
Todos los padres estamos de acuerdo en que nuestro hijos son mucho más movidos de lo que lo éramos nosotros a su edad. Es algo inherente a una sociedad modernizada como la nuestra. Sin embargo, eso no debe enmascarar un trastorno que afecta al 5% de la población infantil: el síndrome de déficit de atención con hiperactividad.

Identificar la hiperactividad

Ser paciente con un hijo demasiado movido no es fácil, aunque no todos los niños así presentan el mismo problema. “Lo primero que es importante aclarar es que un niño puede ser hiperactivo por muchísimas causas y eso no ha de ser necesariamente un trastorno neurológico. Puede ocurrir que el niño no tenga demasiado claro cuáles son los límites y las normas a seguir, o puede ser que se trate de un pequeño que esté viviendo un problema importante en su hogar y eso le lleve a un cierto desequilibrio emocional que le haga comportarse de ese modo.”

En esos casos y, aunque puede ser conveniente hacer un seguimiento del niño para que su problema no derive hacia algo más serio, la mayoría de las veces la situación cede por sí sola. En cambio, cuando existe un trastorno por déficit de atención, existe también una alteración neurológica que es preciso tratar. No se sabe con certeza cuáles son las causas que lo ocasionan, pero sí que hay una base biológica y probablemente genética.
Una de las claves que te ayudarán a saber si tu hijo tiene o no este trastorno es conocer cómo se comporta en lugares diferentes. Los niños con trastorno de déficit de atención tienen siempre el mismo comportamiento, se encuentren donde se encuentren. En cambio, si tu hijo se comporta de manera muy dinámica y nerviosa en casa pero en el colegio su conducta es normal, lo que ocurre es que con su familia se toma “demasiadas confianzas”.

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad se caracteriza por:

· Mayor incidencia en niños que en niñas. No se conoce el porqué, pero más de la mitad de los afectados son niños. De hecho, y según aseguran los expertos en el tema, todos los trastornos de aprendizaje y de conducta son más frecuentes en varones.

  • Neurotransmisores alterados. En nuestro cerebro existen una serie de sustancias llamadas neurotransmisores y, en los niños con déficit de atención con hiperactividad, algunos de ellos se encuentran alterados. Eso es lo que les hace diferentes a los demás niños de su edad. “El desequilibrio de estos sistemas se manifiesta sobre todo en las áreas cerebrales encargadas del control de la conducta. Por eso, los niños afectados no pueden autocontrolar sus movimientos y actitudes”.
  • Actividad incontrolable. No todos los niños con este trastorno son hiperactivos, pero sí una gran parte de ellos. Curiosamente, suelen ser las niñas con déficit de atención las que menos actividad incontrolada presentan, con lo cual en ellas es mucho más difícil de detectar, porque se les suele disculpar diciendo que es despistada. Cuando el niño sí es hiperactivo, tiene una actividad física permanente e incontrolada, no puede parar de moverse, cambia continuamente de tarea y no es capaz de fijar su atención en un objeto.
  • Base hereditaria. Con mucha frecuencia, el padre o la madre del niño, o algún otro familiar cercano ha padecido este trastorno y, aunque años atrás no se diagnosticaba fácilmente, ellos si pueden recordar y referir al especialista que de pequeños “eran niños muy movidos”. Eso significa que en ciertas personas puede haber una predisposición hereditaria.

Si tu hijo tiene estos síntomas, lo mejor sería que lo llevases a un especialita, un psicólogo infantil, para que os ayude.

Joaquina
¡¡¡Mucha suerte!!!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR